Anuncios

Las islas Orcadas se cansaron de ser escocesas y ahora analizan pedir ser parte de Noruega

Islas Orcadas de Escocia.
Islas Orcadas de Escocia. - Créditos: @Naomi Koppel

LONDRES.– Cansados de ser ignorados por políticos lejanos, los funcionarios de las remotas Islas Orcadas de Escocia están considerando una solución drástica: volver a unirse a Noruega, el país escandinavo que las entregó como dote matrimonial real hace más de 550 años.

El Consejo de las Islas Orcadas tenía previsto debatir opciones de “modelos alternativos de gobernanza” esta semana, incluyendo la exploración de las “conexiones nórdicas” del archipiélago, que se encuentra aproximadamente a 16 kilómetros al norte del territorio principal de Escocia.

El líder del consejo, James Stockan, afirmó el lunes que las islas han sido abandonadas tanto por el gobierno escocés, situado a 480 kilómetros al sur en Edimburgo, como por el gobierno del Reino Unido en Londres, aún más distante.

“En la calle en las Islas Orcadas, la gente se me acerca y me dice: ‘¿Cuándo vamos a devolver la dote? ¿Cuándo vamos a volver a Noruega?’ Hay una gran afinidad y una profunda relación cultural allí”, dijo Stockan a la BBC. “Este es exactamente el momento de explorar lo que es posible”.

Noruega ha mantenido la distancia diplomática en el debate.

“Este es un asunto británico interno y constitucional”, declaró el Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega en un comunicado a The Associated Press. “No tenemos opinión sobre esta propuesta”.

Durante mucho tiempo, las Islas Orcadas fue una zona empobrecida dependiente de la impredecible industria pesquera, pero prosperó después de que se descubrieran grandes reservas de petróleo en alta mar en la década de 1960. Las islas, con una población de aproximadamente 22.000 habitantes, también cuentan con una floreciente industria eólica y un creciente sector turístico.

Sin embargo, Stockan afirmó que las Orcadas reciben menos apoyo del gobierno escocés que otras comunidades isleñas como Shetland o las Hébridas, y que necesita urgentemente nuevos transbordadores para mantener conectadas sus numerosas islas.

“Cada vez se nos ha negado. Se nos ha pedido que esperemos, se nos ha pedido que realicemos otro estudio”, indicó. “Todavía envidiamos a las comunidades en Noruega”, agregó, “donde hay un enfoque completamente diferente hacia las áreas remotas y rurales”.

Un informe que acompaña a la propuesta de Stockan sugiere que las Islas Orcadas deberían investigar opciones que incluyen un estatus similar al de las Islas Feroe, una dependencia autónoma de Dinamarca que se encuentra entre Escocia e Islandia.

Islas Orcadas de Escocia
Islas Orcadas de Escocia

Otra opción es emular a las Dependencias de la Corona británicas, como las Islas del Canal, que son en gran parte territorios autónomos y paraísos fiscales.

El informe reconoce que cualquier cambio constitucional está lejos de ocurrir y probablemente requeriría una combinación de peticiones, referendos y legislación por parte de los gobiernos escocés y británico.

Los gobiernos de Edimburgo y Londres están en desacuerdo sobre la ambición del gobierno escocés de convertir a Escocia en un país independiente fuera del Reino Unido.

Junto con las Islas Shetland, aún más al norte, Orcadas estuvo bajo control noruego y danés durante siglos hasta que en 1472 las islas fueron tomadas por la corona escocesa como parte de la dote matrimonial de Margarita de Dinamarca al rey Jacobo III de Escocia.

“En un lugar donde tenemos casas de 5000 años, esa historia es bastante reciente para nosotros”, dijo Leslie Burgher, una arquitecta que se desempeña como cónsul honoraria de Noruega en las Islas Orcadas.

Burgher afirmó que todavía existen “fuertes conexiones culturales y personales” con Noruega, donde un desfile cada 17 de mayo marca el Día de la Constitución Noruega. Remarcó que la influencia nórdica era ampliamente evidente, desde los nombres de lugares y personas hasta la Catedral de San Magnus, “una fabulosa pieza de arquitectura medieval” construida en la época nórdica.

El príncipe heredero noruego Haakon y la princesa heredera Mette-Marit realizaron una visita oficial a las islas en 2017.

El gobierno británico no se mostró favorable a la idea de permitir que el territorio establezca nuevos vínculos con Noruega. Max Blain, portavoz del primer ministro Rishi Sunak, dijo que no existía un “mecanismo” para cambiar el estatus de las Islas Orcadas.

“Fundamentalmente, somos más fuertes como un Reino Unido unido. No tenemos planes de cambiar eso”, afirmó.

Agencias AP y Reuters