Isabel II y su jugada final para callar a Harry y Meghan

·3  min de lectura
Britain's Prince Harry (R) and his fiancee US actress Meghan Markle attend a Commonwealth Day Service at Westminster Abbey in central London, on March 12, 2018. - Britain's Queen Elizabeth II has been the Head of the Commonwealth throughout her reign. Organised by the Royal Commonwealth Society, the Service is the largest annual inter-faith gathering in the United Kingdom. (Photo by Daniel LEAL-OLIVAS / AFP) (Photo by DANIEL LEAL-OLIVAS/AFP via Getty Images)
La reina Isabel II se harte de Harry y Meghan (Photo by Daniel LEAL-OLIVAS / AFP) (Photo by DANIEL LEAL-OLIVAS/AFP via Getty Images)

El príncipe Harry y Meghan Markle son, desde hace ya un par de años, los miembros más incómodos de la familia real británica. Desde que decidieron poner fin al acoso mediático y a la presión institucional, la reina Isabel II no gana para disgustos.

El Megxit fue el mayor escándalo de lo últimos tiempos en el entorno de la corona, con permiso de Epstein y el príncipe Andrés, claro. La revolución en busca de la libertad de los Sussex se ha llevado por delante la imagen de la familia real británica y todo tiene un límite para la reina.

Según publica el diario inglés DailyMail, Isabel II ya ha soportado bastantes ataques y ahora le toca a ella mover ficha. Si bien públicamente solo mandó un escueto comunicado cuando Harry dejó caer que Archie, su hijo, había sufrido discriminación racial en la familia, por lo demás la reina ha permanecido en silencio y fiel a su agenda oficial.

Pero, por lo visto, la procesión va por dentro e Isabel está dispuesta a zanjar de raíz todos los asuntos que Harry y Meghan van haciendo públicos con cuentagotas. Primero fue el Megxit, luego su “huída” a Estados Unidos, después la polémica entrevista con Oprah Winfrey que afectó mucho a nivel mediático a la institución y la lista sigue.

Según el citado medio, a Isabel II no le hizo gracia que su bebé se llame Lili (apodo cariñoso para la reina), ni el libro “Finding Freedom” que los Sussex autorizaron y, la guinda del pastel, son los rumores sobre 4 posibles libros biográficos de Harry contando toda su vida al detalle, uno de los cuales según se rumorea, no puede ser publicado hasta que fallezca su abuela.

La abuela ‘royal’ en cuestión ha decidido poner en marcha su jugada final para impedir que su nieto y esposa sigan hablando más de la cuenta. Aunque esto conlleve un escándalo, Isabel II estaría preparando una guerra legal contra Meghan y Harry por todo lo que han ido diciendo sobre la familia.

Las fuentes consultadas por el citado periódico aseguran que la monarca ya está “exasperada” de las declaraciones de los Sussex y que ha contratado a un equipo de abogados especialistas en casos de difamación.

EGHAM, UNITED KINGDOM - JULY 11: (EMBARGOED FOR PUBLICATION IN UK NEWSPAPERS UNTIL 24 HOURS AFTER CREATE DATE AND TIME) Queen Elizabeth II (wearing her Vanguard Rose Brooch which she received in 1944 from Messrs John Brown and Co. when she launched HMS Vanguard) attends the Out-Sourcing Inc. Royal Windsor Cup polo match and a carriage driving display by the British Driving Society at Guards Polo Club, Smith's Lawn on July 11, 2021 in Egham, England. (Photo by Max Mumby/Indigo/Getty Images)
La reina prepara su ataque legal por difamación (Photo by Max Mumby/Indigo/Getty Images)

Los informadores cercanos al entorno de Isabel II aseguran que ella ha dicho ‘hasta aquí’ y que considera que todo este show montado por el príncipe díscolo y su consorte ya ha superado todos los límites así que, mediante abogados, preparan la estrategia legal.

Obviamente el Megxit o lo de Oprah ya no son cosas que se puedan frenar pero lo que sí podría pararse es la publicación de los libros biográficos del príncipe Harry y, en esta línea, se está trabajando para preparar y mandar una advertencia legal a la editorial del primer libro.

Supongo que dicha advertencia va en la línea de que difamar es delito pero, por otra parte, la libertad de expresión de Harry y su relato (de ser en primera persona) se podrían publicar y, en caso de que la reina se sienta difamada, debería ir directamente a por su nieto a nivel legal.

No creo que Isabel II se vaya a meter en el berenjenal de demandar a Harry ni a Meghan con la polémica que esto traería y la censura de la cual todos la acusarían pero, bien es cierto, que esta mujer ha dedicado sus 95 años a la corona y tampoco puede quedarse de brazos cruzados viendo como su propia familia mancha el nombre de la institución por la que ella tanto ha luchado así que esta venganza a modo de advertencia legal, es más que comprensible.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.