Anuncios

Investigadores chinos atribuyen un derrumbe con 54 muertos a fallos de construcción

BEIJING (AP) — El derrumbe de un edificio de nueve plantas en el centro de China que mató a 54 personas el año pasado se debió a una construcción chapucera e ilegal y al hecho de que las autoridades locales no hicieron cumplir las normas, según un reporte oficial publicado el domingo.

Los medios informaron de la detención de al menos nueve personas, incluido el propietario del inmueble, tras el desastre de abril de 2022 en Changsa, donde se rescataron sobrevivientes atrapados bajo los escombros durante cinco días. Nueve personas resultaron heridas.

El reporte de los investigadores nombrados por el Partido Comunista, que gobierna el país, indicó que el derrumbe de la estructura “autoconstruida” se debió a una “construcción ilegal e irregular” y a las obras de ampliación de los residentes, según la televisora estatal. Las autoridades locales, añadió el informe, no fueron “serias” a la hora de hacer cumplir las normas de construcción y “eludieron la responsabilidad”.

El informe no mencionaba posibles castigos para el propietario y autoridades locales.

Los reportes en el momento del siniestro decían que el edificio tenía seis plantas, pero el informe del domingo señalaba que se habían añadido más, hasta un noveno en parte de su planta. El peso adicional era demasiado para la endeble estructura del edificio original de cinco alturas.

China ha sufrido varios derrumbes de edificios construidos por sus propietarios en contra de las normas de seguridad o debido a la incorporación no autorizada de pisos adicionales. Eso hizo que el mandatario chino, Xi Jinping, ordenara controles adicionales para identificar puntos débiles en estructuras.