Inundaciones en Pakistán amenazan sitio arqueológico

·2  min de lectura
PAKISTÁN-INUNDACIONES (AP)
PAKISTÁN-INUNDACIONES (AP)

Las inundaciones que han matado a centenares de personas en Pakistán amenazan ahora un famoso sitio arqueológico de 4.500 años de antigüedad, dijo el martes el principal funcionario del lugar.

Las ruinas de Mohenjo Daro —que son Patrimonio Cultural de la Humanidad y están ubicadas en la sureña provincia de Sindh, cerca del río Indo— son consideradas entre los asentamientos urbanos mejor preservados en el sur de Asia. Fueron descubiertas en 1922 y hasta la actualidad persiste el misterio sobre la desaparición de su civilización, que coincidió con las de Egipto y Mesopotamia.

La crecida del Indo, un río importante en esta parte del mundo, ha causado destrucción, ya que los intensos aguaceros y e inundaciones han devastado gran parte del país. Al menos 1.325 personas han muerto y millones han perdido sus hogares en las inundaciones, que muchos expertos atribuyen al cambio climático.

Las inundaciones no han afectado directamente Monhenjo Daro, pero las lluvias sin precedentes han dañado las ruinas de la ciudad ancestral, dijo Ahsan Abbasi, curador del sitio.

“Varios muros grandes, que fueron construidos hace casi 5.000 años, se han desplomado debido a las lluvias del monzón”, le dijo Abbasi a la Associated Press.

El funcionario agregó que decenas de trabajadores de la construcción bajo la supervisión de arqueólogos han iniciado reparaciones. No dio un estimado del costo de los daños en el sitio.

La “Estupa Budista” en el sitio —una gran estructura hemisférica asociada con servicios religiosos, meditación y sepelios— sigue intacta, dijo Abbasi. Pero los aguaceros han dañado algunas paredes externas y también algunas muros grandes que separan cámaras individuales.

Abbasi dijo que la civilización en Mohenjo Daro construyó un complicado sistema de drenaje que ha sido crucial en inundaciones previas.

Aunque las inundaciones han afectado todo el país, la provincia de Sindh ha sido la más azotada.

El lunes, ingenieros del ejército hicieron un segundo corte en un dique en el Lago Manchar, el mayor de agua dulce en Pakistán, para liberar aguas con la esperanza de salvar de inundaciones la vecina ciudad de Sehwan.

El agua del lago ya ha inundado decenas de aldeas cercanas, forzando a centenares de familias a dejar sus viviendas apresuradamente.