¿Intoxicaciones alimentarias en verano? ¡No, gracias!

·3  min de lectura

La mayoría de las intoxicaciones alimentarias se concentran durante los meses de verano. ¿Los motivos?: durante las vacaciones relajamos nuestros hábitos, nos saltamos los horarios establecidos, salimos a comer o cenar fuera más a menudo y cuando cocinamos en casa cambiamos también la forma en la que lo hacemos debido, principalmente, al cambio del lugar de residencia. Además las altas temperaturas propias de la época estival favorecen la aparición de gérmenes y el crecimiento de microorganismos en los alimentos. Es más fácil que, con cualquier pequeño descuido, se rompa la cadena de frío y eso afecte de forma negativa a lo que comemos. Además hay zonas donde la humedad es más alta y hace que los gérmenes se reproduzcan más y más rápidamente.

intoxicacion-1
intoxicacion-1

Conscientes de la necesidad de evitar estas infecciones en los alimentos para que podamos disfrutar de nuestro verano al máximo y sin preocupaciones te proponemos algunas claves y consejos prácticos básicos:

  • Es muy importante lavarse las manos siempre antes de manipular los alimentos.

  • Después de cocinar, refrigera la comida cuanto antes, no la dejes a temperatura ambiente, ya que es la más peligrosa. La mayoría de las bacterias se reproducen de forma óptima a 37º. Para dificultar su proliferación se deben mantener por debajo de los 5º aquellos alimentos que deban estar refrigerados y, por otro, alcanzar al menos los 65º durante dos minutos al cocinarlos.

  • Si vas a preparar una ensalada a base de vegetales crudos, lávalos previamente bien en casa y añadelos en el último momento.

  • Conserva los alimentos que requieran frío en neveras con bolsas refrigerantes o cubitos protegidos para que no gotee agua y colocarlos en el lugar más fresco posible.

  • En el caso de las tortillas, aunque seamos fans de las tortillas estilo betanzos, es importante cuajar bien el huevo y mantenerla bien caliente hasta el consumo y si esto no es posible, enfriar y mantener fría. Las tortillas que podemos comprar ya preparadas utilizan huevo pasteurizado y son más seguras.

  • intoxicacion-2
    intoxicacion-2
  • Evita las salsas que contengan huevo que no sea pasteurizado.

  • Conserva en frío hasta el último momento los lácteos y postres.

  • Si se trata de carne es importante conservarla siempre en la nevera. Una vez fuera de esta limpia bien todas las superficies que hayan estado en contacto con el producto crudo. Luego, comprueba que la carne está bien cocinada para garantizar la eliminación de gérmenes.

  • No rompas NUNCA la cadena del frío, ya que a temperatura ambiente las bacterias se multiplican.

  • Evita la contaminación cruzada (que se suele producir en el hogar del consumidor): tablas, platos o cubiertos que hayas usado con alimentos crudos, no los utilices otra vez con los cocinados sin haberlos lavado. Usa cubiertos limpios al servir las salsas, ensaladas o guisos.

  • Limpia los utensilios y superficies cada vez que se manipule un alimento diferente, recordando que las manos quién manipula la comida son un utensilio más.

  • Cocina los alimentos mediante tratamientos prolongados a altas temperaturas (fritura, horno, guiso, etc.), puesto que son los métodos de higienización más eficaces.

  • Para mantener el frío de los alimentos, utilizar envases isotermos de cierre hermético o bien envases de plástico tipo tarteras introducidos en una bolsa isoterma con cremallera y un acumulador de frío. Otra opción son las clásicas fiambreras con platos. Las más modernas son isotermas, en las que podremos introducir los alimentos calientes.

  • Reucerda que existen productos de limpieza, encimeras, neveras e incluso interruptores que contienen elementos antibacterias que facilitan las correctas condiciones de higiene en la cocina.

  • Deja los alimentos tapados y bien protegidos: así evitarás las visitas de los insectos, que pueden transmitir alguna intoxicación.