Un ingeniero de EEUU subcontrata trabajo en China para pasar el día en internet

Bob era el ingeniero informático más apreciado de su empresa en Estados Unidos, trabajaba bien y terminaba siempre a la hora, si no fuera porque Bob subcontrataba su trabajo a una empresa china mientras él pasaba sus días navegando por internet.

El caso de Bob fue descubierto el año pasado por un equipo de seguridad del grupo estadounidense de telecomunicaciones Verizon, que contó en su blog esta historia, la "más increíble" de la memoria del investigador.

No se revelaron ni el nombre del empleado ni el de su empresa.

Verizon comenzó a investigar sobre una misteriosa conexión segura que procedía de China hacia la red interna de una empresa basada en Estados Unidos. Pero el operador no encontró maniobras de espionaje industrial: en su lugar, los investigadores descubrieron a un empleado que pasaba sus jornadas haciendo ver que trabajaba en su oficina mientras que una empresa china cumplía con su trabajo a cambio de una pequeña parte de su salario.

Según Andrew Valentine, que publicó esta historia en el blog Verizon RISK Team, Bob podría haber recurrido igualmente a otras empresas para hacer cumplir su trabajo.

"Al final, parece que ganaba varios centenares de miles de dólares al año y que sólo pagaba 50.000 dólares a la empresa china de consultoría que utilizaba", contó Valentine.

"¿La mejor parte? Durante los últimos años recibió excelentes críticas. Su informes estaban limpios, bien escritos y enviados a tiempo", añadió el experto. Llegó incluso a ser descrito como "el mejor programador del edificio".

Una jornada típica de trabajo para Bob comenzaba navegando un poco por la red social Reddit, además de con una sesión de visionado de vídeos de gatos antes de ir a comer. Por la tarde, dedicaba su tiempo al sitio de comercio por internet eBay a Facebook y a LinkedIn. Bob terminaba su jornada con el envío de un mail a sus superiores para informarles de los avances de sus proyectos.

Verizon no ha proporcionado detalles sobre este hombre, un tranquilo padre de familia de unos cuarenta años, empleado desde hacía varios años en la compañía.

Bob era el ingeniero informático más apreciado de su empresa en Estados Unidos, trabajaba bien y terminaba siempre a la hora, si no fuera porque Bob subcontrataba su trabajo a una empresa china mientras él pasaba sus días navegando por internet.

Cargando...