Influyente senador demócrata pide a Biden protección a migrantes trasladados

·4  min de lectura

Washington, 16 sep (EFE).- El senador y presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Congreso de los Estados Unidos, Bob Menéndez, pidió este viernes al presidente Joe Biden que otorgue una protección temporal a los inmigrantes que han sido trasladados entre estados por los gobernadores republicanos.

"El presidente Biden debería aprovechar este momento para recordarle al país lo que representa la democracia estadounidense, debería dar la bienvenida a estos refugiados y a los de Venezuela, Nicaragua y Cuba que han sido transportados en autobús a otros estados y permitirles buscar protección temporal", apuntó el demócrata en un comunicado.

Esto, añadió, fue "lo correcto para los ucranianos que no pudieron regresar a casa" y "es lo correcto ahora". El gobierno Biden concedió un Estatus de Protección Temporal (TPS) a los nacionales ucranianos en abril. El TPS protege de la deportación y da permiso de trabajo a los migrantes que están en suelo estadounidense.

El pasado miércoles medio centenar de inmigrantes, la mayoría venezolanos, llegaron en dos aviones a la exclusiva isla de Martha's Vineyard, lugar de vacaciones de los presidentes Obama y Clinton, enviados por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, en protesta por la, a su juicio, inacción del Gobierno de Biden a la hora de hacer segura la frontera con México.

El jueves por la mañana dos autobuses llenos de migrantes llegaron a la capital estadounidense, Washington, frente a la residencia de la vicepresidenta, Kamala Harris, fletados por el gobernador de Texas, el también republicano Greg Abbott.

Estos son dos de los últimos sucesos de una campaña que lleva produciéndose en los últimos meses por la que los gobernadores republicanos han estado enviando en autobuses y aviones a cientos de personas que han cruzado la frontera con México hacia ciudades gobernadas por demócratas.

"Usar a los migrantes en el momento en que están más desesperados, más vulnerables, con el único propósito de avivar las llamas de la xenofobia y el nacionalismo blanco para sumar puntos políticos, refleja una insensibilidad y una crueldad solo igualadas durante los momentos más oscuros de nuestra historia", añadió Menéndez.

Varios de los inmigrantes que llegaron el miércoles a la lujosa isla de Martha's Vineyard fueron transportados en las últimas horas a la base militar de Cape Cod.

La asociación de gestión de emergencias del condado de Dukes informó este viernes en un comunicado que en las últimas horas se ha activado un programa de emergencia para dar apoyo a los inmigrantes que han querido desplazarse a la base.

El viaje, que se ha producido esta mañana, ha sido voluntario y mediante "un transporte seguro". El comunicado no precisa cuántos de los migrantes decidieron trasladarse a la base y cuántos han preferido seguir en la isla, un exclusivo lugar donde suelen pasar sus vacaciones celebridades y millonarios.

"Los esfuerzos coordinados entre los funcionarios estatales y locales han asegurado alimentos, refugio y servicios esenciales", agregó el comunicado.

Según explicó el gobernador de Massachusetts, el republicano Charlie Baker, la Base Militar de Cape Cod (JBCC, en inglés) es una instalación que suele utilizarse como refugio de emergencia en el condado de Barnstable, y su infraestructura existente "proporciona un alojamiento temporal seguro apropiado para las necesidades de familias e individuos".

Además, la instalación puede proporcionar un espacio dedicado para el acceso a servicios legales y otros servicios esenciales, como atención médica básica.

Históricamente esta base ha alojado y atendido a personas desplazadas, incluidos los residentes de Luisiana que huían del impacto del huracán Katrina, y ha sido centro médico durante la pandemia de covid.

El suceso ha generado una fuerte polémica y el propio Joe Biden lo calificó el jueves de una estrategia "temeraria" que usa a los inmigrantes "como accesorios".

En una entrevista emitida este viernes, la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, calificó lo sucedido como "tráfico de seres humanos".

Clinton explicó que "nadie quiere fronteras abiertas", pero al mismo tiempo "nadie quiere ver a personas sufriendo un trato inhumano".

En la rueda de prensa diaria de la Casa Blanca, la portavoz Karine Jean-Pierre acusó a los gobernadores demócratas de usar a los inmigrantes "como peones políticos" y de tratarlos como "objetos en un truco político cruel y premeditado".

"Según los informes, estos migrantes vulnerables fueron engañados acerca de hacia dónde se dirigían, les dijeron que irían a Boston engañados", denunció Jean-Pierre, quien dijo que estas prácticas son semejantes a "los tipos de tácticas que vemos de los contrabandistas en lugares como México y Guatemala".

(c) Agencia EFE