Anuncios

La inflación de la Ciudad fue más alta que la cifra medida por el Indec durante los últimos tres meses

Horacio Rodríguez Larreta, durante una reunión junto a Hernán Lacunza y el resto de su equipo económico
Horacio Rodríguez Larreta, durante una reunión junto a Hernán Lacunza y el resto de su equipo económico

Horacio Rodríguez Larreta está convencido de que Sergio Massa tiene pocas chances de convertirse en un rival competitivo para la carrera presidencial. En modo campaña y abocado a pelear por el liderazgo opositor de cara a los próximos comicios, el jefe de gobierno porteño relativiza las posibilidades de que el ministro de Economía de Alberto Fernández pueda reconstruir su figura y edificar una candidatura para protagonizar la contienda electoral no solo por el naufragio de la gestión del Frente de Todos y el creciente deterioro de la coalición oficialista, sino por el mal humor social que genera la crisis económica. Es que Larreta mira con pesimismo el presente y el escenario de los próximos meses. Por caso, descree que el ministro de Economía logre controlar la suba de precios y alcanzar el objetivo de llegar a abril con una inflación del 3%. “Es difícil”, evalúan en la cúpula de la Ciudad.

Mientras exfuncionarios de Mauricio Macri, analistas y otros referentes de Juntos por el Cambio siembran dudas sobre la recompra de deuda anunciada por el ministro de economía, Larreta observa con atención los últimos informes del Índice de precios al consumidor de Buenos Aires (Ipcba), que elabora la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad. Al comparar los resultados de la inflación en su distrito en los últimos tres meses con los datos nacionales surgen diferencias significativas. En ese período el índice porteño tuvo variaciones mayores a las subas registradas por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), que conduce Marco Lavagna. Coincide con la última etapa del año en la que Massa redobló sus esfuerzos para evitar que la Argentina termine 2022 con una inflación de tres dígitos, como pronosticaban la mayoría de las consultoras. Finalmente, el Indec informó la semana pasada que el índice de precios de diciembre subió 5,1%. Esa cifra estuvo por debajo de los números que preveían en el mercado, que esperaba 5,7% en promedio. Massa, en tanto, dijo que esperaba que tuviera “un cuatro adelante”. En definitiva, el aumento anual fue del 94,8%, la cifra más alta desde 1991.

Por estas horas, Larreta y sus asesores comentan con desconcierto en charlas privadas que las mediciones de la Ciudad y equipos técnicos de Pro difieren de los números que entregó el Indec en el último trimestre de 2022. La diferencia es de 2,3%.

En octubre la inflación de la Ciudad de Buenos Aires fue del 7,0%. Los precios regulados aumentaron 7,1%; los estacionales, 10,5%, y el resto, también 6,1%. En cambio, el índice de precios (IPC) nacional de ese mes subió 6,3%.

La divergencia más llamativa fue detectada en noviembre. Según el Ipcba, el incremento mensual en la Ciudad en ese período fue de 5,8%. El mayor aumento mensual fue para el rubro de vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, que marcó 12,4%. Le siguieron seguros y servicios financieros (8,1%) y recreación y cultura (7,1%).

Para el Indec, la suba de precios de ese mes alcanzó un 4,9 en todo el país, casi un punto por debajo del índice de la Ciudad. Esa brecha llamó la atención del equipo económico de Pro, que lidera Hernán Lacunza. “Sorprendió más noviembre que diciembre. Pero son diferencias que pueden pasar. No son cómo las anormalidades que se vieron en la época de la intervención del Indec, por ejemplo, en el rubro turismo. Eso lo podías identificar muy claramente”, aclara uno de las espadas economistas del espacio.

En la sede del gobierno porteño afirman que esas divergencias -si bien la tendencia de alza fue pareja, también hubo diferencias en otros meses del año- se explican porque hay distintas metodologías. “El Indec tiene una canasta de alimentos y servicios que está desactualizada, con una base muy antigua. Nosotros la actualizamos hace uno o dos años”, afirmaron fuentes porteñas. En Uspallata, sede de la administración de Larreta, hacen hincapié en que no hicieron “una consideración política” respecto de esas disparidades. En rigor, prefieren mantener la cautela y no diseminar sospechas porque no detectaron irregularidades en la medición del Indec.

En diciembre la inflación del distrito gobernado por Larreta también fue mayor a la registrada por el Indec en el mismo período. El Ipcba tuvo una suba de un 5,8% en el último mes de 2022, mientras que el organismo conducido por Lavagna registró un incremento del 5,1%. Esa cifra marcó una aceleración de unas décimas frente al 4,9% de noviembre.

Sergio Massa y Horacio Rodríguez Larreta
Sergio Massa y Horacio Rodríguez Larreta - Créditos: @Gerardo Viercovich

En el equipo económico de Pro, que integran Milagros Gismondi, Andrés Borenstein, Luis Secco, Nicolás Gadano, Lucas Llach y Pablo Lavigne, entre otros exfuncionarios de las gestiones de Cambiemos, vinculan las diferencias entre ambos índices en que Massa logró atrasar para enero aumentos en combustibles o precios regulados para evitar que la inflación anual llegue al 100%. “No es un tema de medición. En la tendencia anual se mueven casi igual”, indican fuentes de Pro.

Economistas de ese grupo argumentan que “el mejor parámetro” para minimizar la chance de una presunta adulteración de la medición es la evolución “interanual”. En la Ciudad dio debajo de la cifra del Indec: el dato nacional fue 94,8%, mientras que en el distrito gobernado por Larreta cerró en 93,4%.

El presupuesto 2023, que diseñó el ministro de Economía, estableció una inflación de 60% para fines de este año. Massa confía en que podrá cumplir. “Si miramos septiembre, octubre, noviembre y diciembre nos vamos a encontrar con que el orden que planteamos de tasa, ritmo de devaluación e inflación, han quedado acomodados en los cuatro meses de una manera virtuosa y por eso nos permite bajar la inflación”, aseguró el domingo el funcionario en la entrevista con Horacio Verbitsky, en el portal El Cohete a la Luna.

En Pro son menos optimistas que el tigrense. Es más, los asesores económicos de Larreta empiezan a ver aceleraciones de precios en el rubro de alimentos y pronostican que a fin de mes el incremento podría llegar al 5,5% o 6%.

Días atrás, Gabriela Cerruti, portavoz del Presidente, arremetió contra Larreta por sus críticas a la gestión nacional. Dijo que su distrito “debería ser la ciudad más rica del país y es donde menos creció el empleo, donde más creció la inflación, donde construye más viviendas el Gobierno nacional”.

“¿Cuál es el modelo económico de Rodríguez Larreta para la ciudad de Buenos Aires? No tiene, no hay ninguna habilidad económica de Rodríguez Larreta que haga que crezca el empleo y baje la inflación”, sostuvo Cerruti en diálogo con Radio 10.