Anuncios

Indignan en Israel críticas de ministro de ultraderecha a Biden; continúan ataques israelíes

JERUSALÉN (AP) — Las críticas al presidente estadounidense Joe Biden de parte de un ministro de ultraderecha del gobierno de Israel que dijo que Donald Trump les daría una mayor libertad para combatir a Hamás provocaron indignación en Israel el domingo, subrayando lo delicado de las relaciones con Estados Unidos al tiempo que Washington brinda un apoyo clave a la ofensiva contra los milicianos en Gaza.

El gobierno de Biden ha eludido al Congreso para enviar armas a Israel y ha protegido a su aliado de los llamados internacionales a un alto el fuego en los cuatro meses desde el ataque de Hamás del 7 de octubre que desató la guerra. Pero la Casa Blanca también ha instado a Israel a tomar mayores medidas para evitar dañar a los civiles y facilitar la entrega de más ayuda humanitaria a la sitiada Gaza.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, visitará Israel esta semana en una nueva gira por la región.

Itamar Ben-Gvir, ministro de seguridad nacional de Israel, criticó ese enfoque en una entrevista con The Wall Street Journal, diciendo que Biden estaba obstaculizando el esfuerzo bélico de Israel.

“En lugar de darnos todo su respaldo, Biden está ocupado brindando ayuda humanitaria y combustible (a Gaza), la cual va a Hamás”, dijo Ben-Gvir. “Si Trump estuviera en el poder, la conducta de Estados Unidos sería completamente diferente”.

Sus comentarios provocaron críticas de Benny Gantz, un general retirado y miembro del Gabinete de Guerra israelí, quien dijo que Ben-Gvir estaba “causando un daño tremendo” a las relaciones entre Estados Unidos e Israel. En una publicación en X, anteriormente Twitter, Gantz dijo que cualquier disputa debe “llevarse a cabo en foros relevantes y no en declaraciones irresponsables a los medios”.

El líder opositor Yair Lapid, que también publicó en X, dijo que los comentarios de Ben-Gvir prueban que él “no entiende las relaciones exteriores” y que el primer ministro Benjamin Netanyahu ha perdido el control sobre los extremistas en su coalición de gobierno.

El Ministerio de Asuntos Exteriores palestino condenó los comentarios de Ben-Gvir como “racistas” y pidió sanciones internacionales contra él, afirmando que amenaza la estabilidad de la región.

Netanyahu, sin mencionar a Ben-Gvir por su nombre, pareció referirse a sus comentarios cuando habló en una reunión semanal del Gabinete el domingo. El primer ministro agradeció a Biden por su apoyo y destacó su propia experiencia al tratar con múltiples gobiernos estadounidenses, describiendo un enfoque de toma y daca en la alianza más importante de Israel.

“Hay quienes dicen ‘no’ a todo, recibiendo aplausos en casa, pero también están poniendo en peligro intereses vitales”, afirmó.

Ben-Gvir y otras figuras de ultraderecha han exigido una emigración masiva “voluntaria” de palestinos de Gaza y el regreso de los asentamientos judíos, que Israel desmanteló cuando retiró las tropas del territorio en 2005. El gobierno de Biden se opone a cualquier escenario de este tipo.

Ben-Gvir y otros miembros clave de la coalición gobernante de Netanyahu han amenazado con derrocar al gobierno si creen que es demasiado blando con Hamás. Netanyahu dijo al Gabinete que el ejército estaba llevando a cabo “incursiones muy agresivas” en el norte y centro de Gaza al tiempo que lidia con los batallones restantes de Hamás alrededor de la ciudad de Rafah, en el extremo sur de Gaza.

La guerra en Gaza ha arrasado vastas zonas del pequeño enclave, ha desplazado al 85% de su población y ha hundido a una cuarta parte de los habitantes a la hambruna. El Ministerio de Salud de Gaza indicó que 127 cadáveres fueron llevados a hospitales en las últimas 24 horas, lo que eleva el número total de muertos a 27.365. El Ministerio no distingue entre civiles y combatientes, pero afirma que la mayoría de los muertos eran mujeres y niños.

En el centro de Gaza, los ataques israelíes impactaron una casa y una mezquita en Deir al-Balah, matando a 15 personas e hiriendo al menos a otras 45, incluidos niños, según un periodista de The Associated Press en el lugar. En el Hospital de los Mártires de Al-Aqsa, un hombre lloraba junto a un cadáver cubierto con mantas.

Otros palestinos hallaron refugio en el hospital, pero poco alivio.

“Alguien como yo lleva tres meses o dos meses y medio aquí y no me he duchado. ¿Qué podemos hacer? Queremos volver a nuestro hogar”, dijo Basemah Al-Haddad, a quien se le obligó salir de la ciudad de Gaza.

Dos niños murieron en distintos ataques aéreos israelíes en Rafah, según la oficina de registro del hospital al que fueron trasladados los cadáveres. El primero impactó una casa en el campamento de refugiados de Jeneina y mató a un menor de 12 años. El segundo dio en una habitación al oeste del cruce fronterizo de Rafah y cobró la vida de una niña de dos años.

Los cadáveres yacían en el suelo del hospital. Una pariente se inclinó para tocar suavemente el rostro de una niña.

Más ayuda a Gaza será una “máxima prioridad” cuando Blinken realice su última visita a la región, dijo a la cadena CBS el asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan.

Blinken comenzará su visita el lunes en Arabia Saudí antes de hacer escalas en Egipto, Qatar, Israel y Cisjordania.

Otro foco de atención son las tensas negociaciones con Israel mediadas por Estados Unidos, Qatar y Egipto con que se busca liberar a los más de 100 cautivos restantes tomados en el ataque de Hamás del 7 de octubre a cambio de un alto el fuego y la liberación de palestinos encarcelados en Israel.

“Depende de Hamás dar un paso al frente y responder a lo que es una propuesta seria”, dijo Sullivan a NBC, añadiendo que no hay una idea clara de cuántos de los rehenes siguen con vida.

Hamás y otros grupos milicianos mataron a alrededor de 1.200 personas, en su mayoría civiles, en el ataque del 7 de octubre y secuestraron a unas 250. Más de 100 cautivos, en su mayoría mujeres y niños, fueron liberados durante un alto el fuego de una semana en noviembre a cambio de la liberación de 240 palestinos encarcelados por Israel.

Hamás ha sostenido que no liberará más rehenes hasta que Israel ponga fin a su ofensiva. También exige la liberación de miles de prisioneros palestinos. Netanyahu ha descartado públicamente ambas demandas.

Se espera que Hamás responda a la oferta más reciente de alto el fuego en los próximos días.

___

Magdy reportó desde El Cairo. La periodista de The Associated Press Wafaa Shurafa contribuyó a este despacho desde Deir-al-Balah.