Anuncios

Indígenas tzotziles desplazados por violencia protestan en el sur de México

Tuxtla Gutiérrez (México), 19 may (EFE).- Un centenar de indígenas tzotziles desplazados por la violencia, acompañados de un contingente de niños y niñas, marcharon este viernes por las calles principales de Tuxtla Gutiérrez, exigiendo la aparición con vida de personas desaparecidas y justicia.

El contingente salió desde muy temprano del municipio de San Pedro Chenalho para concentrarse frente al parque "5 de Mayo", en la localidad del sureño estado mexicano de Chiapas.

Con mantas en manos, las víctimas de desplazamientos forzados y sus hijos, con cacerolas en mano y palos, comenzaron a caminar.

En las mantas se podían leer: “Somos desplazados, nuevamente venimos a manifestar nuestro sufrimiento. A casi un año no hay solución, no hay seguridad, no hay reparación del daño”, “justicia” y “exigimos diálogo con el Gobierno del estado y federal”.

Mientras caminaban, los niños, niñas y adolescentes hacían sonar los utensilios de cocina en señal de protesta y al llegar frente al palacio municipal realizaron un mitin.

En lo que va del año, esta es la segunda ocasión que este contingente de indígenas tzotziles desplazados sale a las calles chiapanecas a marchar.

Manuel Gómez Velazco, uno de los 246 indígenas desplazados con violencia extrema desde septiembre de 2022, comentó a EFE que el Gobierno del estado de Chiapas "nos quiere dar largas, pero nosotros exigimos la detención de los culpables, la búsqueda de las cinco personas desaparecidas y el desarme en Santa Martha, así como cárcel a los culpables".

Aseguró que el poblado se encuentra "fuertemente armado", pues aseguró: “lo sabemos, tienen armas exclusivas del ejército. Es por eso, es que estamos exigiendo al gobierno que se haga justicia”.

A casi un año de aquel terrible incidente que duró más de una semana, aún está muy presentes en las memorias de las mujeres y niños el caso de Margarita Velazco, quien salió huyendo con dos de sus hijos dejando atrás a una hija, y a quien no puede ver ni hablar porque tiene amenazas de muerte.

“Por qué vinieron a mi casa, vinieron armados y dispararon. Salimos huyendo con los dos hijos, por eso vengo huyendo de Polho, sufriendo de hambre, de sed no tenemos suficiente agua para lavar para bañarnos, no hay para tomar”, expresó.

La mujer tzotzil agregó que es difícil entrar a la comunidad a un año del suceso. “No podemos entrar porque está vigilado todo el camino, las carreteras”, dijo.

Agregó que cuando quiere comunicarse con su hija de nombre María Luisa recibe amenazas de muerte. "Por eso no quiero hablar; necesito, necesito que (las autoridades) resuelvan, necesito justicia”, manifestó.

La marcha pacífica concluyó con un plantón frente al palacio del Gobierno del estado de Chiapas hasta ser atendidas sus demandas y solicitan la intervención de la Organización de las Naciones Unidad (ONU).

(c) Agencia EFE