Incendian casa del primer ministro de Sri Lanka en medio de protestas masivas

·4  min de lectura

La casa del primer ministro de Sri Lanka fue incendiada durante un día de disturbios masivos por la grave crisis económica del país, solo unas horas después de que anunciara sus planes de renunciar.

El sábado, miles de manifestantes violaron previamente las barricadas policiales para asaltar el palacio presidencial en Colombo, y Ranil Wickremesinghe anunció que dejaría el cargo de primer ministro poco después.

El futuro del presidente de Sri Lanka, Gotabaya Rajapaksa, inicialmente no estaba claro, pero cuando se supo la noticia del incendio en la residencia privada de Wickremesinghe, el presidente del parlamento de Sri Lanka anunció que el presidente también había accedido a renunciar, y tiene la intención de hacerlo el miércoles.

Se informó que los disturbios entre los manifestantes y la policía se intensificaron frente a la casa de la familia del primer ministro en las horas posteriores al asalto al palacio presidencial, y las imágenes difundidas por la BBC y la emisora india NDTV mostraban llamas y humo que emanaban del complejo.

La oficina de Wickremesinghe informó a Associated Press que los manifestantes entraron a la fuerza a su casa el sábado por la noche. No quedó claro de inmediato si él estaba dentro en el momento del ataque.

Wickremesinghe usa su residencia oficial solo para asuntos oficiales y vive con su familia en la casa atacada por los manifestantes, conocida como Fifth Lane, que fue construida por su padre Esmond Wickremesinghe.

Bomberos tratan de extinguir las llamas en la residencia privada de Ranil Wickremesinghe, en Colombo (AP Photo/Eranha Jarawardena)
Bomberos tratan de extinguir las llamas en la residencia privada de Ranil Wickremesinghe, en Colombo (AP Photo/Eranha Jarawardena)

Se informó que Rajapaksa huyó del palacio horas antes de que fuera invadido por los manifestantes, quienes fueron filmados festejando en las cocinas del palacio y nadando en la piscina.

El presidente fue llevado a un lugar seguro después de que los manifestantes se juntaran frente a las puertas del palacio, y está siendo protegido por una unidad militar, dijo una fuente de defensa de alto rango a la Agence France-Presse.

Actualmente se desconoce su paradero y, según la BBC, hay rumores de que intentará huir del país “en cualquier momento”.

Wickremesinghe, quien fue designado por el presidente en mayo para un cargo que ha ocupado cinco veces antes sin completar nunca un mandato completo, afirmó anteriormente que renunciaría solo cuando todas las partes acuerden establecer un nuevo gobierno, lo que enfureció a las multitudes que estaban cerca de su casa exigiendo que dimitiera inmediatamente.

“Hoy en este país tenemos una crisis de combustible, escasez de alimentos, tenemos al jefe del Programa Mundial de Alimentos que viene aquí y tenemos varios asuntos que discutir con el FMI. Por lo tanto, si este gobierno se va, debería haber otro gobierno”, comentó Wickremesinghe.

En una dramática reanudación de las protestas antigubernamentales que comenzaron en marzo, personas de todo el país insular de 22 millones de habitantes abarrotaron autobuses y trenes para llegar a Colombo el sábado y pedirle al presidente que renunciara.

La policía de Sri Lanka había intentado utilizar gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a la multitud, y el viernes por la noche se impuso un toque de queda que se retiró horas después. Un funcionario de la defensa sugirió que la medida, tildada de ilegal por abogados y políticos de la oposición, solo había “animado a más personas a salir a las calles en desafío”.

Sri Lanka está al borde de la bancarrota, mientras atraviesa su peor crisis económica desde que se independizó del dominio británico en 1948.

El país está sufriendo una grave escasez de divisas, lo que provocó el incumplimiento de sus deudas externas por primera vez en la historia en mayo y ha limitado las importaciones esenciales de combustible, alimentos y medicamentos, causando una escasez de suministros para los residentes.

Poco después de asumir el cargo, Wickremesinghe advirtió que la economía “destruida” del país “empeorará antes de mejorar”, y al mes siguiente la inflación alcanzó el 54,6 por ciento.

Si bien las finanzas de la nación se vieron afectadas como resultado de la pandemia de coronavirus y los atentados de Pascua del 2019, muchos expertos señalan que el colapso económico actual es el resultado de una mala gestión, incluida la falta de enfoque en las exportaciones, la acumulación de grandes deudas, y grandes recortes de impuestos.

“Realmente se está convirtiendo rápidamente en una crisis humanitaria”, advirtió Scott Morris, investigador principal del Centro para el Desarrollo Global en Washington.

Informes adicionales de las agencias

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.