Anuncios

Impacto de guerra vacía Belén, que vive "peor Navidad de la historia" en lugar de nacimiento de Jesús

Por Sinan Abu Mayzer y Lucy Marks

BELÉN, Cisjordania, 11 dic (Reuters) - Belén suele vivir su periodo más ajetreado durante la Navidad, pero este año la guerra ha ahuyentado a turistas y peregrinos de la ciudad palestina, dejando desiertos hoteles, restaurantes y tiendas de recuerdos.

Con los titulares mundiales dominados desde el 7 de octubre por las noticias de los ataques de Hamás en el sur de Israel, seguidos del asalto militar israelí a Gaza y el aumento de la violencia en Cisjordania, los empresarios de Belén aseguran que no están viendo a nadie en la ciudad.

"No tenemos invitados. Ni uno", dijo Joey Canavati, propietario del Hotel Alexander, cuya familia ha vivido y trabajado en Belén durante cuatro generaciones. "Es la peor Navidad de todas. Belén está cerrada por Navidad. No hay árbol de Navidad, ni alegría, ni espíritu navideño".

Situada al sur de Jerusalén, Belén depende en gran medida de los ingresos y puestos de trabajo de los visitantes de todo el mundo que acuden a ver la Iglesia de la Natividad, que según los cristianos se encuentra en el lugar donde nació Jesús.

Canavati dijo que antes del 7 de octubre su hotel estaba lleno para Navidad, hasta el punto de que estaba buscando habitaciones en otros lugares de la ciudad para ayudar a la gente que no podía alojar.

Desde que empezó la guerra, todo el mundo canceló, incluidas las reservas para el año que viene. "Todo lo que recibimos por correo electrónico son cancelaciones y más cancelaciones", señaló.

Llevó a Reuters TV a dar una vuelta por el hotel, abriendo puertas a habitaciones vacías y mostrando el silencioso comedor.

"Todas las noches cenaban aquí al menos 120 personas y estaba abarrotado. El ruido, la gente. Vacío. Ni desayuno de Navidad, ni cena de Navidad, ni buffet de Navidad", dijo.

La Plaza del Pesebre de Belén, un gran espacio pavimentado frente a la Iglesia de la Natividad que suele servir de centro neurálgico de las celebraciones navideñas, estaba tranquila y casi vacía, al igual que las calles cercanas, donde la mayoría de las tiendas de recuerdos estaban cerradas.

Rony Tabash, que vende crucifijos, estatuillas de la Virgen María y otras baratijas religiosas en la tienda de su familia, ordenaba las estanterías y la mercancía para pasar el rato.

"Llevamos casi dos meses sin ningún peregrino, ningún turista", dijo, añadiendo que mantiene la tienda abierta como forma de alejar la desesperanza. "Queremos sentir que todo volverá a la normalidad".

Ala'a Salameh, dueño del restaurante de falafel Afteem, dijo que su negocio funciona al 10% o 15% de su capacidad, atendiendo a las familias locales en lugar de la afluencia habitual de visitantes extranjeros. Afirmó que mantiene abierto el restaurante porque su personal necesita el trabajo.

"Tengo trabajadores, así que ¿de dónde puedo darles dinero para que se lleven a sus familias y alimenten a sus hijos?", se preguntó. "Rezamos por la paz. Por la paz. Belén es la ciudad donde nació la paz, así que debería ser la mensajera para que la paz se extienda por todo el mundo".

(Escrito por Estelle Shirbon; editado en español por Carlos Serrano)