La imagen de la boda de los Duques de Sussex de la que todo el mundo habla

La boda real de los Duques de Sussex ha sido puro romanticismo. Era indescriptible el amor que se profesaban los novios cuando se dieron el ante sus 600 invitados en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor y, más allá de sus muros, ante el mundo entero, que se paralizó por unas horas y se mantuvo pendiente de la pareja pegado a televisores y dispositivos móviles. Su gran día ha sido comparado con el final feliz de un cuento de hadas: el descenso de los recién casados por la escalinata, el beso de enamorados al abandonar el templo, el saludo a sus admiradores desde la carroza y un último beso de Colorín, colorado. Y de todos esos momentos que nos han tocado el corazón, se ha prestado especial atención a este:

VER GALERÍA

'Casualidad' y 'magia', así se consiguió la imagen oficial más íntima de Harry y Meghan

Meghan debuta como Duquesa de Sussex en el Palacio de Buckingham

El contratiempo del príncipe Harry durante su discurso que ha hecho que Meghan no pueda evitar la risa

Las fotografías oficiales de la boda de los Duques de Sussex

Hemos asistido a las nupcias de los Duques de Sussex desde todos los puntos de vista, pero esta fotografía cenital de los recién casados, cuando recorrían Windsor en el carruaje abierto Ascot Landau, no ha dejado indiferente a nadie, y ha acabado convirtiéndose en viral. De todas las instantáneas tiradas por los cientos de fotógrafos acreditados para cubrir el enlace y de todas las demostraciones de cariño de sus protagonistas, esta imagen (sobre estas líneas) y este gesto sin pretensiones ha enamorado a quienes la han visto. Y con razón: es sublime. No hay beso, pero los cuerpos forman un corazón y el amor converge en las manos entrelazadas de los Duques; no hay exceso, pero la exquisitez se eleva en una montaña de encaje sobre las rodillas de la novia; no hay mirada del uno al otro, pero la perspectiva (las miles y miles de personas a quienes ven y no vemos y a quienes dedicarán su agenda oficial) es compartida; no hay obviedad, pero la esencia se capta de un solo vistazo al descubrir en el regazo de la Duquesa el bonito ramo nupcial con las flores favoritas de la princesa Diana.

VER GALERÍA

El autor es Yui Mok y la elogiada imagen fue tomada de casualidad, según confiesa, desde la cornisa en el Recinto Superior del Castillo de Windsor en la Puerta de George IV: “Puramente casual. Tenía menos de un segundo para tomar esa foto en particular, mientras tenía que enfocar a través de una rejilla de metal donde me encontraba apostado, así que estaba feliz de tener algo realmente”. El fotógrafo, que el histórico 19 de mayo trabajó para la Asociación de la Prensa (PA) y las agencias asociadas, no olvida a los que se esconden detrás de su éxito: “Quiero expresar mi reconocimiento a los editores de PA. Envié los archivos sin retocar, directamente desde la cámara, luego cortaron y rectificaron la imagen. Raramente reciben atención, mientras que los fotógrafos nos llevamos toda la gloria”, comenta en su cuenta de Twitter. También ha compartido datos más  técnicos con los interesados (utilizó una Canon EOS 1D X Mark II con un objetivo de 70-200 mm) y ha respondido con humor a las felicitaciones más aduladoras: “La verdadera dificultad era no derramar una gota de sudor... ¡Lo que no hubiera sido muy agradable para ellos que estaban justo debajo de mí!”. 

duques-sussex-1z