Anuncios

Iglesia de EEUU apela condenas contra 11 misioneros en Nicaragua

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — La iglesia estadounidense Puerta de la Montaña (Mountain Gateway) apeló las condenas de hasta 15 años de cárcel dictadas en Nicaragua contra 11 de sus misioneros por supuesto lavado de dinero, informó el viernes el pastor Jon Britton Hancock, presidente de la organización.

En declaraciones a The Associated Press, Hancock rechazó los cargos imputados contra los miembros de su iglesia que laboraban en Nicaragua y dijo que él se encuentra en Washington “hablando con personas del gobierno estadounidense que están trabajando en favor de nuestros pastores”.

En diciembre, la policía de Nicaragua detuvo a los 11 pastores nicaragüenses miembros de Puerta de la Montaña, que en enero fueron acusados presuntamente de formar parte de una red de blanqueo de capitales, una “estructura delictiva integrada por los sujetos Jacob Britton Hancock, Jon Britton Hancock y Cassandra Mae Hancock”.

El gobierno de Daniel Ortega a través de la Fiscalía pidió la captura de Jon Britton Hancock y sus dos familiares, con quienes el líder religioso fundó la iglesia en Nicaragua en el 2013. Ninguno de los tres estaba en el país cuando estalló el escándalo.

Hancock dijo que “fue difícil” enterarse de la condena dictada el pasado miércoles en Managua por la jueza Gloria Saavedra contra los 11 pastores detenidos.

“No era el resultado que esperábamos después del juicio”, agregó.

Las penas más altas (15 años de prisión) fueron impuestas al representante legal y a la administradora de la iglesia en Nicaragua, mientras que los nueve misioneros recibieron penas de 12 años de cárcel.

La jueza también aplicó una multa de 80 millones de dólares a cada uno de los condenados, lo que representa “multas de casi 1.000 millones de dólares”, advirtió Hancock. Agregó que a ninguno se le permitió estar presentes durante el juicio y que asistieron a la lectura de condenas “a través de una transmisión de video en vivo”.

Hancock señaló que la iglesia presentó una apelación y que él personalmente seguirá luchando por los misioneros presos “a través del sistema gubernamental estadounidense y a nivel internacional”.

“Sabemos que Dios tendrá la última palabra y confiamos plenamente en Él en todo esto”, acotó el líder evangélico.

La Fiscalía acusó a la iglesia estadounidense de fundar empresas privadas para recibir dinero del extranjero de “origen desconocido”, que “en vez de ser utilizado para cubrir los supuestos fines altruistas del ministerio Puertas de La Montaña, era desviado para atender intereses particulares de los acusados, como compra de inmuebles, vehículos de lujo y otros objetos suntuosos”.

Según la misma acusación, las empresas Puente Plomo S.A., Vertical Bridge Works, LLC., Conexión Vertical S.A y Operaciones Blandón Hancock S.A., tenían como socios a los acusados y a personas de su confianza “camuflados en supuestos líderes religiosos (pastores)”.

Puerta de la Montaña rechazó en enero las acusaciones y dijo poseer toda la documentación para demostrar que manejó sus recursos financieros de forma legal. Otra iglesia estadounidense denominada Sacudiendo las Naciones fue acusada de complicidad en estos hechos.

Simultáneamente al arresto de los misioneros nicaragüenses, en diciembre, el gobierno clausuró la ONG Puerta de la Montaña y le confiscó todos sus bienes en el país, entre haciendas, vehículos y dinero en cuentas bancarias.

Según Jon Hancock, el monto de lo expropiado supera los cinco millones de dólares.

El viernes, la organización religiosa emitió un comunicado en rechazo a la decisión judicial señalando que “los cargos y condenas son infundados”, al tiempo que calificó de “muy doloroso” el hecho de que “personas a las que consideramos familia están en prisión por compartir el Evangelio”.

“Mountain Gateway siempre se ha esforzado por operar bajo las leyes y políticas de Nicaragua mientras mantenía una relación respetuosa con el gobierno nicaragüense”, destacó el comunicado.

Tras la acusación oficial en diciembre, medios de prensa nicaragüenses divulgaron fotografías de varios religiosos estadounidenses posando junto a jefes de la policía de Nicaragua, y de oficiales de esa institución participando en ceremonias religiosas junto a dirigentes evangélicos, imágenes que fueron publicadas en la página web de la entidad policial.