Anuncios

El iceberg más grande del mundo comienza a desplazarse hacia el Océano Austral

El iceberg más grande del mundo comienza a desplazarse hacia el Océano Austral

El iceberg más grande del mundo tiene una extensión equivalente a tres veces el tamaño de Nueva York, con aproximadamente 4.000 kilómetros cuadrados, refieren expertos. Y no solo eso, en días recientes, ha comenzado a desplazarse.

Según estudiosos, el montículo de nieve identificado como A23a se desprendió e inició un viaje por el Océano Austral. Cabe mencionar que, en 1986, el iceberg se apartó del Filchner-Ronne Ice Shelf, en la Antártida; sin embargo, durante varias décadas permaneció sin moverse porque su base se atascó en el fondo del mar de Weddell.

La razón por la cual A23a pudo moverse fue debido a los fuertes vientos e, incluso, las prolongadas corrientes oceánicas. Ahora, este gran monte de hielo apunta su ruta hacia el norte de la Península Antártica.

Algunas de las fotografías del Observatorio Copernicus del Programa de la Unión Europea muestran al iceberg en diferentes posiciones. Las imágenes datan de octubre y noviembre de 2023. Se prevé que el iceberg sea llevado por la Corriente Circumpolar Antártica hacia el Océano Austral en la denominada ruta del “Callejón de los Icebergs”.

Los pronósticos más conservadores acotan que existe una gran posibilidad que A23a se ancle en la isla de Georgia del Sur. El movimiento de este gran monte va a pasos agigantados.

El montículo de nieve identificado como ‘A23a’ con un extensión de 4.000 kilómetros cuadrados (Copernicus)
El montículo de nieve identificado como ‘A23a’ con un extensión de 4.000 kilómetros cuadrados (Copernicus)

Algunas de las implicaciones a la flora y fauna del iceberg es que, al desplazarse hacia otro sitio, millones de animales como pingüinos, focas y otras aves, no podrán reproducirse e, incluso, tampoco podrán obtener alimento en el área.

Según refieren medios especializados, un evento similar ocurrió en 2020, cuando el iceberg A68 se fragmentó y afectó a las especies de plantas y animales. Por su gran tamaño, A23a tiene la capacidad de sobrevivir y desplazarse hacia Sudáfrica, donde podría causar serias afectaciones a las rutas de navegación marítimas.