ICE llega a arreglo tras demanda de inmigrantes en Vermont

LISA RATHKE
·3  min de lectura
Enrique Balcazar, de Migrant Justice, un grupo de defensa que representa a trabajadores agrícolas inmigrantes en Vermont, habla ante una multitud afuera de una corte federal en Burlington, Vermont, el miércoles 28 de octubre de 2020. (AP Foto/Lisa Rathke)
Enrique Balcazar, de Migrant Justice, un grupo de defensa que representa a trabajadores agrícolas inmigrantes en Vermont, habla ante una multitud afuera de una corte federal en Burlington, Vermont, el miércoles 28 de octubre de 2020. (AP Foto/Lisa Rathke)

BURLINGTON, Vermont, EE.UU. (AP) — El gobierno estadounidense no deportará a tres activistas inmigrantes de Vermont que presentaron una demanda hace dos años, en la que argumentaron que fueron arrestados en represalia por su activismo, según un acuerdo judicial presentado el miércoles en una corte federal del estado.

Como parte del arreglo en la demanda contra el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) y el Departamento de Seguridad Nacional, el ICE pagará 100.000 dólares que se repartirán los tres activistas y el grupo Migrant Justice, que representa a trabajadores agrícolas de Vermont.

Durante una manifestación afuera de la corte, el demandante y miembro de Migrant Justice, Víctor Díaz, afirmó que “la migra quería meternos miedo al atacar a nosotros como líderes”.

El ICE quería “dividirnos atacando a la organización. Nos querían silenciar con sus ataques, pero no nos quedamos callados”, agregó Díaz, ante la aclamación de la multitud que obstruía parte de una calle en el centro.

En un correo electrónico, el ICE confirmó el acuerdo judicial, pero señaló que “disputa la idea de que se violaron los derechos de estos individuos garantizados en la 1ra Enmienda” constitucional.

“El ICE no tiene como objetivo el arresto de extranjeros que están en el país de manera ilegal con base en las posiciones de activismo que ocupan ni en represalia por los comentarios críticos que hacen”, escribió un portavoz de la agencia. “Sin embargo, el ICE sí tiene la obligación de abrir un caso contra cualquiera que diga estar infringiendo las leyes de inmigración de nuestro país”.

Durante la manifestación, un conductor que deseaba pasar por la calle bloqueada por los activistas que sostenían carteles les gritó que se hicieran a un lado, sacó un machete y desde el asiento del conductor comenzó a golpear el capó de su vehículo. Los dirigentes solicitaron a los activistas hacerse a un lado y el conductor pasó rápidamente.

Después, Thelma Gómez, de Migrant Justice, dijo sobre el incidente que "lo que acaba de pasar es un ejemplo de cuando el pueblo se levanta, ¿verdad? No a todo el mundo le agrada lo que hacemos, pero tenemos que seguir luchando y defendiendo nuestros derechos”.

La policía de Burlington llegó poco después y un agente conversó con un activista. La policía dijo después que nadie estuvo dispuesto a declarar sobre lo sucedido.

Zully Palacios Rodríguez, una de los tres demandantes, dijo que cuando la demanda fue presentada, ella y un miembro de Migrant Justice fueron arrestados por agentes encubiertos al salir de la oficina del grupo en Burlington en 2017.

Antes del arresto —afirmó_, el ICE intentó ingresar en su cuenta de correo electrónico y utilizó un informante confidencial para espiar a miembros del grupo y reunir información sobre ellos.

En enero, el Departamento de Tránsito de Vermont aceptó modificar algunos procedimientos, así como vigilar y capacitar a sus empleados a fin de zanjar una demanda presentada por Migrant Justice que lo acusó de proporcionar información de trabajadores agrícolas inmigrantes a las autoridades federales, lo que derivó en arrestos y deportaciones.

El grupo había exigido que se permitiera a inmigrantes acceder a licencias de manejo. Muchos trabajan en granjas lecheras y se encuentran sin permiso en el país. Vermont aprobó en 2013 una ley que permite a inmigrantes conseguir tarjetas de privilegio de conductor al año siguiente.

El departamento fue acusado de coordinarse con el ICE y ayudarle a arrestar a personas que llegaban en vehículo a sus citas programadas. Al momento del arreglo, la comisionada de la agencia se dijo complacida de que su departamento pudiera trabajar con Migrant Justice en un acuerdo.