Anuncios

Hungría no cambiará políticas criticadas por UE, dice un ministro

El primer ministro húngaro Viktor Orban habla en conferencia de prensa con su homólogo eslovaco Robert Fico en el Monasterio Carmelita de Budapest, Hungría, el martes 16 de enero de 2024. (AP Foto/Denes Erdos)

BUDAPEST (AP) — El gobierno de Hungría no cambiará las políticas que la Unión Europea considera que infringen los derechos de personas LGBTQ+ y de los solicitantes de asilo, incluso si hacerlo descongelará miles de millones en fondos que el bloque ha retenido de Budapest, indicó un ministro del gobierno el jueves.

La UE ha congelado la financiación a Hungría por temor a que su gobierno nacionalista de derecha haya pisoteado los derechos de las minorías y las libertades académicas, no haya logrado frenar la corrupción oficial y haya socavado los valores democráticos.

La liberación de esos fondos ha estado ligada a que Hungría lleve a cabo reformas para alinearla con los estándares democráticos de la UE.

Gergely Gulyas, jefe de gabinete del primer ministro Viktor Orbán, dijo en una conferencia de prensa el jueves que había “límites” para llegar a un acuerdo con el ejecutivo del bloque, ya que modificar las políticas sobre LGBTQ+ y los derechos de asilo contradiría la voluntad de los votantes húngaros.

“El gobierno húngaro está dispuesto a llegar a un acuerdo con la Comisión, pero en los casos en que la población haya expresado una opinión clara, sería antidemocrático e inaceptable”, subrayó Gulyas en Budapest, añadiendo que existen “líneas rojas” cuando se trata de reformas que Hungría está dispuesta a hacer.

“Para Hungría, incluso a pesar de la voluntad de la Comisión Europea, es inaceptable difundir propaganda LGBTQ entre los niños, y tampoco podemos abandonar nuestra postura en cuestiones de migración”, añadióGulyas.

La UE está en desacuerdo con una ley húngara aprobada en 2021 que prohíbe la exhibición de contenido homosexual a menores en los medios, incluyendo la televisión, el cine, la publicidad y la literatura.

La ley, que ha sido denunciada por grupos de derechos humanos y gobiernos extranjeros como discriminatoria, también prohíbe la discusión de temas LGBTQ+ en los programas educativos escolares y prohíbe la exhibición pública de productos que representen o promuevan la desviación de género.