Los huevos están 60% más caros que en 2022. ¿Por qué algunos alimentos siguen subiendo de precio?

Nam Y. Huh/AP

Quizá la inflación se esté desacelerando por fin, pero eso no ha impedido que se dispare el precio de algunos alimentos básicos.

Durante el mes de diciembre, los precios bajaron 0.1%, un cambio más lento que el aumento del 0.1% de noviembre, según los datos más recientes de la Oficina de Estadísticas Laborales. En el período de 12 meses de 2022, los precios subieron 6.5%.

A pesar de las perspectivas más esperanzadoras, el precio de los alimentos, en particular, experimentaron un fuerte aumento incremento el año pasado.

Estos son algunos de los alimentos que más subieron de precio en 2022, y las razones:

Huevos

El precio de los huevos se disparó en 2022, con un aumento de 11.1% en diciembre y 60% en los últimos 12 meses.

Los principales culpables del drástico cambio: las persistentes complicaciones en la cadena de suministro causadas por la pandemia del COVID-19 y el brote de gripe aviar más letal en la historia de Estados Unidos, según los expertos.

Desde enero de 2022, el brote ha afectado a casi 58 millones de aves en 47 estados del país, según los CDC.

El brote se ha cebado específicamente con las gallinas ponedoras, explicó a NPR Amy Hagerman, profesora adjunta de la Universidad Estatal de Oklahoma que se especializa en Economía Agrícola.

Bastaría con que unas pocas granjas se deshicieran de sus gallinas ponedoras debido a la infección para que los precios de los huevos sufrieran importantes cambios, dijo Hagerman.

“En general, estas instalaciones tienen más de un millón de aves”, dijo a NPR. “Hacen falta menos operaciones de puesta de huevos afectadas por la gripe aviar para que suba el precio de los huevos y los productos de huevo”.

Entonces, ¿qué pasa ahora? ¿Cuándo bajarán los precios?

Algunos expertos dicen que pudiera pasar un tiempo antes que los consumidores vean un descenso de los precios.

Los precios más altos pudieran durar al menos hasta marzo, declaró anteriormente a CNBC Bill Lapp, presidente de Advanced Economic Solutions, una firma asesora especializada en economía alimentaria.

Pero otros se muestran más optimistas, argumentando que la demanda se desacelerará tras el repunte que se produce con las fiestas.

Los precios mayoristas están empezando a bajar, dijo a Axios Brian Moscogiuri, estratega de Comercio Mundial de Eggs Unlimited, un proveedor de huevos con sede en Irvine, California. Aunque puede llevar tiempo que este cambio se refleje en los supermercados, es un paso en la dirección correcta que se verá favorecido por los cambios estacionales en la demanda.

Harina, cereales, pan y productos de panadería

El costo de los cereales y productos de panadería se encareció 11.8% durante 2022. Sin embargo, algunos precios subieron más que otros.

El precio de la harina y las mezclas de harina preparadas subió 23.4%; el pan blanco se encareció 17.7%; el precio de las galletas subió 18.2%.

Pero, ¿por qué?

Rusia es uno de los principales exportadores de trigo, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Desde el inicio de la guerra con Ucrania, el país produce menos trigo, lo que hace subir los precios.

Además, el cambio climático está haciendo que las cosechas sean menos predecibles y los volátiles precios de la energía han convertido el costo de producir trigo en una carga para algunos productores, según The New York Times.

Quizás haya buenas noticias en el horizonte. Durante diciembre, los cereales y los productos de panadería solo se encarecieron 0.3%, y en algunas categorías los precios bajaron o no variaron en absoluto. La desaceleración en la variación de precios pudiera indicar que lo peor ya ha pasado.

Mantequilla y margarina

Las grasas y aceites también experimentaron una fuerte alza de precios en 2022, encareciéndose 23.2%. En concreto, los precios de la mantequilla subieron un 31.4% y la margarina subió un 43.8% en los últimos 12 meses.

Como casi todo, el precio de estos productos se debe en cierto modo a los elevados costos laborales y de distribución, según los economistas, informó CNBC. Pero también hay otros factores en juego, como la guerra en Ucrania, la producción de leche y el tiempo.

Ucrania es el principal productor mundial de aceite de girasol, uno de los principales ingredientes de la margarina, que representa 31% de toda la producción entre 2020 y 2021, según el USDA.

“La incertidumbre del mercado sobre los suministros de aceite de girasol de Ucrania ha creado una demanda adicional de otros aceites vegetales, como el de palma, soya y canola”, escribió el USDA en un informe de junio de 2022. “Se espera que los suministros de estas alternativas sean escasos en el año comercial 2021/22, contribuyendo a elevar los precios del aceite vegetal”.

Las condiciones meteorológicas en otros grandes productores de aceite vegetal, como Canadá y Brasil, también afectaron a la disponibilidad de ingredientes para la margarina, haciendo subir los precios, informó CNBC.

También ha subido el precio de la mantequilla, debido sobre todo al descenso de la producción lechera.

En todo el mundo, el calor y la sequía crean estrés en las vacas y limitan su capacidad de producir leche, según MarketWatch. Además, a los ganaderos les resulta más difícil mantener sus rebaños debido a las crecientes interrupciones de la cadena de suministro, la escasez de mano de obra y el aumento de lo costo del alimento para las vacas.

“Todos los costos de producir una barra de mantequilla han aumentado”, declaró a CNBC Matt Herrick, portavoz de la International Dairy Foods Association, que representa a los productores de leche.

Los expertos afirman que el aumento de los costos pudiera durar un tiempo, mientras el mundo se esfuerza por hacer frente a una larga lista de factores.

“Básicamente, el precio de los productos lácteos no volverá al nivel promedio hasta que baje el costo del pienso y todos los demás relacionados con la producción de la leche, sobre todo la expansión de la producción”, dijo Peter Vitaliano, economista en jefe de la National Milk Producers Federation, según MarketWatch.

Lechuga

Los precios de la lechuga subieron 24.9% durante 2022, encareciéndose un 4% solo durante el mes de diciembre.

Al igual que los huevos, otro brote vírico es el culpable de estos elevados precios, según los expertos.

Los cultivos de lechuga en el Valle de Salinas, California, que proporciona más de la mitad de toda la lechuga de Estados Unidos, fueron infectados por un virus conocido como virus INSV, según la California Farm Bureau Federation. El virus destruyó una producción anual con valor de $1,200 millones.

Los agricultores esperan que los daños duren al menos unos años, sobre todo porque la temperatura más cálida dificultan la contención de la propagación del virus.

“Va a ser muy duro durante los próximos dos años”, declaró a la federación Tony Alameda, gerente de Topflavor Farms, un productor de lechuga del valle de Salinas. “El impacto de esto es enorme”.