Anuncios

Otra huelga de maquinistas de tren alemanes coincide con paros del personal de cabina de Lufthansa

Un maquinista de tren sale de un tren en la estación central de Fráncfort, Alemania, el lunes 11 de marzo de 2024. El sindicato de maquinistas GDL convocó otra huelga a partir del martes. (AP Foto/Michael Probst)

BERLÍN (AP) — Muchos maquinistas de tren alemanes hicieron una huelga de 24 horas el martes en un nuevo capítulo de su larga y agria disputa sobre horas de trabajo con la principal operadora ferroviaria del país, mientras un paro del personal de cabina de Lufthansa aumentaba las complicaciones para los viajeros.

El sindicato GDL pidió a los conductores de trenes de pasajeros de la firma estatal Deutsche Bahn que dejaran de trabajar a las 2 de la madrugada. Anunció la huelga apenas el domingo por la noche, tras advertir la semana pasada que dejaría de avisar con 48 horas de sus acciones.

El principal tema de fricción en la disputa es la exigencia de GDL de que se reduzcan las horas de trabajo de 38 a 35 sin una reducción salarial. Algunas operadoras privadas más pequeñas que gestionan rutas regionales han aceptado la demanda.

En las semanas de negociaciones entre las dos partes, los mediadores sugirieron una reducción de 38 a 36 horas para 2028, pero los detalles de su propuesta no convencieron a GDL. El sindicato pidió una nueva oferta para el domingo por la noche, que no fue entregada.

El nuevo paro de GDL, el sexto en un conflicto iniciado el año pasado, coincidió con otra huelga de 18 horas del personal de cabina de Lufthansa que afectaba a los vuelos con salida en Fráncfort, el principal núcleo de conexiones de la aerolínea alemana.

El sindicato UFO convocó una huelga del personal de cabina entre las 4 de la mañana y las 11 de la noche del martes, y reclama un incremento salarial del 15% y un pago puntual de 3.000 euros a los trabajadores para compensar la inflación.

Estaba previsto que el miércoles se produjera un paro similar del personal de cabina en los vuelos con salida en Múnich. Lufthansa estimó antes de los paros que se cancelarían 1.000 vuelos en total durante los dos días.

Esas huelgas se producían tras otro paro la semana pasada del personal de tierra de Lufthansa, en una disputa con otro sindicato.