Anuncios

Huelga en Cisjordania tras la redada israelí que dejó 11 palestinos muertos

Jerusalén, 23 feb (EFE).- Instituciones, comercios, centros educativos, bancos y establecimientos de todo tipo, en huelga, cerraron hoy en la Cisjordania ocupada en protesta por la redada israelí que ayer se saldó con 11 palestinos muertos en la ciudad de Nablus, la operación más mortífera en territorio palestino de este 2023.

La huelga, convocada por el conjunto de facciones palestinas, "se extendió hoy para condenar la masacre cometida por las fuerzas de ocupación israelíes" de ayer en Nablus, informó la agencia oficial de noticias palestina Wafa.

Según concretó, el paro general "paralizó todos los ámbitos de la vida", ya que "se cerraron escuelas, universidades, bancos y tiendas", y también, el transporte público, ante el duelo por los muertos de ayer en la urbe del norte de Cisjordania.

Las calles de importantes ciudades palestinas como Ramala o Nablus amanecieron vacías, en contraste con el habitual tráfico de vehículos y movimiento de gente que suele haber en esos lugares a primera hora durante un día laboral.

El paro de la actividad laboral, educativa o institucional tras la muerte de palestinos en incidentes con Israel suele ser algo común en Cisjordania, como expresión de duelo y reconocimiento a los fallecidos, considerados "mártires" para los palestinos.

Entre los muertos de ayer en Nablus, donde se registraron duros intercambios de fuego y disturbios con fuerzas israelíes, hubo un menor de 16 años, dos hombres de 61 y 66 años y un anciano de 72.

Los grupos armados locales -tachados de "terroristas" por parte de Israel- reivindicaron seis de los muertos como milicianos propios.

Nablus es uno de los principales núcleos de resistencia armada palestina, y el último año vio como ganaban fuerza milicias locales formadas que buscan atacar objetivos israelíes del área, donde la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha perdido en parte el control.

Junto con la urbe de Yenín, también en el norte cisjordano, Nablus es un gran foco de tensión con fuerzas israelíes. En ambas ciudades, las incursiones militares por parte de Israel son casi constantes y causan muertos -tanto milicianos como civiles- desde hace un año.

El pasado 26 de enero, una operación de arrestos israelí en el campo de refugiados de Yenín se saldó con la vida de 10 palestinos, mientras que la acción de ayer en Nablus por parte de las fuerzas israelíes fue más letal y causó 11 fallecidos del lado palestino.

Todo ello, según analistas locales, alimenta aún más el círculo de violencia existente en la región desde 2022, y en lo que va de 2023, 61 palestinos han muerto ya en incidentes violentos con Israel.

Según el Ministerio de Sanidad palestino, se trata de la cifra más alta de fallecidos en los dos primeros meses del año desde el 2000.

Israel se hizo con el control de Cisjordania durante la Guerra de los Seis Días de 1967, en la que es una de las ocupaciones militares más largas de la historia reciente.

(c) Agencia EFE