Horror en Tenerife: finaliza la búsqueda en el mar del padre y su hija por “inabordable”

·4  min de lectura
La justicia decidió dar por concluida la búsqueda de Gimeno y su hija Anna
La justicia decidió dar por concluida la búsqueda de Gimeno y su hija Anna

MADRID.- La Justicia española puso fin a las operaciones de rastreo del buque oceanográfico Ángeles Alvariño en busca de los cuerpos del presunto asesino Tomás Gimeno y su hija Anna, de un año, al llegar a la conclusión, tanto la instructora como el responsable de operaciones de la embarcación, de que es “imposible” continuar con el rastreo ante lo escarpado del terreno submarino.

La magistrada titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer numero dos de Santa Cruz de Tenerife, órgano competente para la investigación del caso, tomó este miércoles esta decisión, tras haber recibido un informe del responsable de operaciones del barco que calificó de “completamente inabordable” la exploración en la zona en donde hipotéticamente podrían localizarse nuevos resultados.

Covishield: la vacuna de AstraZeneca fabricada en la India no está autorizada por el regulador de la UE

Tomás Gimeno pasó a buscar a sus dos hijas el pasado 27 de abril y desde entonces nada se volvió a saber de ellos. La principal teoría de los investigadores afirma que el hombre mató a sus hijas en su finca de Igueste de Candelaria y luego las llevó a bordo de su barco mar adentro, donde descartó los cuerpos.

El cadáver de Olivia fue hallado el pasado 10 de junio por el equipo de búsqueda a una profundidad de 1000 metros en las costas de Tenerife. A partir de ese momento, se redoblaron los esfuerzos para dar con las dos personas restantes.

Según la Justicia, Tomás quiso colocar “de manera deliberada” a su expareja y madre de las niñas “en la incertidumbre acerca de la suerte o destino que habían sufrido en sus manos Olivia y Anna”. Sin embargo, los trabajos del buque permitieron echar luz sobre el fatal destino de la mayor de las hermanas.

Quiénes son los disidentes cubanos perseguidos en la “primavera negra”

Finaliza la búsqueda

Según el informe técnico conocido este miércoles y publicado por el portal 20minutos, en el transcurso de la búsqueda, la Policía Judicial pudo recopilar y analizar nueva información, y su resultado fue descubrir que en la larga deriva que tuvo la embarcación tras la pérdida de señal del móvil, durante un corto periodo, sus motores volvieron a funcionar y realizó una navegación de unos tres minutos. Así, “el punto donde paró de nuevo los motores se convierte en el punto más probable donde Tomás hubiera podido arrojarse al mar”.

El buque Ángeles Alvariño
DESIREE MARTIN


El buque Ángeles Alvariño (DESIREE MARTIN/)

Dadas las corrientes en el fondo, no se puede asegurar que un cuerpo lastrado con un cinturón de buceo no se desplazaría rodando pudiendo llegar a un lugar no determinado y, por tanto, fuera de la capacidad de búsqueda de que dispone el buque.

No teniendo ya nuevas pistas se procedió a continuar buscando sobre la línea de deriva y se realizaron 35 líneas perpendiculares a la misma con una separación de 20 metros. Esto se correspondería con un deriva de 35 minutos pudiéndose asegurar al 100% que el cuerpo no se encuentra en esta zona y ya se han cubierto 700 metros de la deriva.

A partir de este punto el fondo cambia considerablemente pasando de ser una zona idónea para la búsqueda a una zona muy escarpada con gran cantidad de barrancos y grietas. Para facilitar la búsqueda se trazaron líneas longitudinales con la misma trayectoria que la deriva, pues así se hace menos dificultoso el avance.

No obstante, en dos ocasiones se produjeron enganches serios del umbilical con las rocas del fondo, y en una de ellas fue necesario casi una hora para poder liberarse. Según los peritos, es una “zona crítica” para poder operar el vehículo submarino por el “altísimo riesgo” de pérdida.

Además de la peligrosidad para el vehículo, la orografía hace que la búsqueda sea bastante menos eficaz pues por la cantidad de grietas y barrancos y la profundidad, en ocasiones de centenares de metros, no permiten asegurar en absoluto que en las zonas ya revisadas no esté el cuerpo de Tomás o algún otro objeto procedente de la embarcación. Básicamente se complica mucho al pasarse de trabajar en dos dimensiones y sobre una superficie definida a trabajar en tres y en condiciones muy difíciles.

De hecho, apunta que una vez pasados los primeros minutos tras la parada del motor, que se considera el punto donde pudiera haber saltado al mar, en el resto de la deriva existen las mismas probabilidades en cualquiera de sus puntos, siendo esta además muy baja.

“Lo más probable”, señala, es que saltara en la zona de aparición de los biberones y posteriormente lo arrastrase la corriente. La longitud de la deriva se estima en 14 kilómetros y el avance de exploración del robot submarino sería de una línea perpendicular por hora en las mejores zonas, lo que equivale a 20 metros de avance por hora.

Agencia DPA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.