Hombre pensó que policías de la Florida eran de un ‘cártel mexicano’ y le disparó a uno a través de la puerta de su hotel

·3  min de lectura
Google Maps

¿Por qué un hombre de 28 años de Sebastián disparó a agentes de policía a través de la puerta de su habitación de hotel?

Los detalles están surgiendo después de que la policía de Melbourne, en la Florida, arrestara y acusara a Lukas Edward Alves de intento de homicidio de un agente de la ley. La policía dice que le disparó a un agente, el oficial K-9 Gregory Hughes, de 26 años de edad, alrededor de las 5 p.m. del 9 de septiembre.

Alves también fue acusado de agresión agravada con un arma de fuego después de que la policía dijo que disparó en un edificio ocupado y usó un arma de fuego al cometer un delito grave. Los dos últimos cargos conllevan una fianza total de $40,000, pero está detenido sin fianza por el cargo de intento de homicidio.

Según el reporte del arresto de los agentes, fueron llamados al Suburban Extended Stay Hotel situado en el bulevar de Dr. Martin Luther King cerca del Aeropuerto de Melbourne, después de recibir una llamada al 911 desde una de las habitaciones en la que la persona que llamó colgó.

Después de que los agentes se presentaran en la habitación 109, donde Alves estaba dentro con una compañera, llamaron a la puerta para preguntar por la llamada al 911: una “verificación de bienestar”, dijo el jefe de la policía de Melbourne, David Gillespie, en un video publicado en Facebook. Fue entonces cuando Alves gritó: “Hay un montón de hombres armados y voy a morir”, según el informe del arresto.

Alves pensó que las personas que estaban en su puerta eran miembros de un “cártel mexicano”, enviados allí para robar sus pertenencias, según los agentes.

La afirmación de Alves no tenía ninguna base lógica porque los agentes eran todos caucásicos, ninguno de ellos hablaba español y se identificaron claramente como policías. Además, todos llevaban uniformes de policía con una placa y la insignia de la Policía de Melbourne”, dice el reporte del arresto.

Al parecer, Alves pidió a los agentes su identificación y su número de placa, que dicen que le facilitaron en repetidas ocasiones. Pero Alves “se escondió detrás de un tabique en una postura ofensiva” dentro de su habitación, contó “3-2-1” y disparó a través de la puerta con una pistola semiautomática de 9 mm, alcanzando al agente Hughes, según la policía.

Dos agentes intercambiaron disparos y se pidió ayuda a los agentes del SWAT, dijo la policía de Melbourne. Algunos de los disparos de Alves atravesaron las paredes de la habitación 113 al otro lado del pasillo. Dos personas estaban dentro de esa habitación en ese momento, pero no resultaron heridas, según el informe de la detención.

“Estaba sentado viendo la televisión, preparándome para ver las noticias, y de repente se oyó ‘bang, bang’, dijo el huésped de Suburban Extended Stay, Greg Ripp, a WESH-Channel 2.

Hughes llevaba puesto su chaleco antibalas y resultó herido en el pecho y un proyectil le cortó la barbilla, dijo la policía. Hughes fue atendido en un hospital cercano y dado de alta.

En un video de agradecimiento a la comunidad y en el que se informa del estado de Hughes, Gillespie dijo que este apreciaba las muestras de apoyo.

Según el reporte del arresto, ambas personas se entregaron y fueron puestas bajo custodia. Solo Alves fue acusado.

Está previsto que Alves comparezca ante el tribunal para escuchar formalmente los cargos el 11 de octubre, según los registros.