Anuncios

Hombre muere en banqueta tras salir de hospital del Edomex

TEMOAYA, Méx., diciembre 29 (EL UNIVERSAL).- Un hombre murió afuera del Hospital General de Temoaya, adscrito al Instituto de Salud del Estado de México (Isem) presuntamente minutos después de que una familiar firmó el alta voluntaria, los testigos aseguraron que fue por negligencia médica.

Familiares del hombre que murió sobre la banqueta preguntan a los médicos por qué si estaba enfermo, no lo atendieron y el personal de salud le responde que le practicaron unos estudios y el diagnóstico fue pancreatitis aguda, que está así desde el 27 de diciembre.

"Se le informó que venía muy grave su paciente, no es que nosotros le hayamos creado la enfermedad que traía o no se la haya atendido de manera oportuna", dijeron.

Una mujer con un saco de cuadros levanta la voz y dice a la familiar que el hospital sirve para la atención de todos los pacientes de Temoaya, pero "desgraciadamente no tenemos especialistas".

La transmisión de estos hechos la realizó un usuario de la página Temoaya, cuba de la cultura otomí, señalando que la tarde del 28 de diciembre, sobre la cera de la entrada principal al hospital se observa a un hombre agonizando, es un señor de aproximadamente 30 años de edad, envuelto en una cobija, pero casi inmóvil.

"Un hombre falleció afuera del recinto por falta de atención médica, ante mirada atónita e impotencia de sus familiares que nada pudieron hacer", dice la publicación.

Con base en los videos que circulan en redes sociales, se observa que dos trabajadores del hospital salen y le toman los signos, al parecer ambos son enfermeros, en el lugar ya hay gente reclamando que deben regresarlo al interior para brindarle atención.

Pese a que el personal médico se acompaña de una camilla, se observan desconcertados, vuelven a tomar sus signos y la gente reclama por qué si tienen "esa porquería de ambulancia", no lo trasladaron, pues se escucha una voz que señala: "se supone que no tenían ambulancia y aquí veo dos estacionadas".

La cámara hace un paneo y se observa que sale una doctora con vestimenta azul, quien dice haber llegado apenas al hospital y pide que no le falten al respeto, pues la gente desesperada por lo que ocurre con el paciente, le cuestiona "cómo es posible lo que está pasando".

La médico revisa al señor, habla con el personal, manda llamar a otra mujer, quien sale y a quien le refiere que el paciente tiene signos muy bajos, solicita un oxímetro, y pregunta por el familiar responsable.

Al referirle que una señora es la responsable, pide que la acompañe alguien más y la otra mujer solicita al resto que "se retiren", mientras el paciente sigue tumbado en el piso, inmóvil, pero otra enfermera vuelve a medir los signos con un oxímetro.

EL UNIVERSAL preguntó a la secretaría de salud del gobierno del Estado de México sobre su posición ante estos hechos, pero hasta el momento no ha habido respuesta.