Hombre de Miami-Dade usaba la aplicación de citas Grindr para secuestrar y atracar a potenciales interesados, según agentes federales

ARCHIVE MIAMI HERALD

Un hombre de Miami-Dade usó la popular aplicación de citas Grindr para atraer hombres y asaltarlos a punta de pistola, según las autoridades. Ahora enfrenta cargos federales.

Stevenson Charles enfrenta tres cargos de robo de vehículo, cinco cargos de usar un arma de fuego para cometer un delito violento, cinco cargos de secuestro y cuatro cargos de asalto a un banco. Fue detenido en Georgia a finales de noviembre y extraditado a Miami-Dade.

El 21 de diciembre, un jurado de instrucción federal acusó a Charles de los 17 cargos por robos y secuestros que, según las autoridades federales, cometió en octubre y noviembre usando Grindr.

Un agente del FBI dijo que Charles conoció a su primera víctima el 23 de octubre después de intercambiar mensajes en Grindr, según documentos federales. Se reunieron en una casa de Westview y se dirigían a la habitación cuando el hombre se dio cuenta de que Charles llevaba un monitor de tobillo.

Más tarde, las autoridades se enteraron de que Charles estaba bajo libertad condicional y era vigilado por el programa Boot Camp del Departamento de Prisiones de Miami-Dade.

Poco después, Charles sacó una pistola y le exigió al hombre que le diera su teléfono. El hombre suplicó a Charles que lo llevara al banco y que le daría dinero a cambio de que lo dejara ir, dijo el agente.

Conduciendo el auto de la víctima, Charles llevó al hombre a Wells Fargo para sacar $380, y luego a un Bank of America para retirar $760. Charles se llevó ambas cantidades, según el agente. Luego, obligó al hombre a bajarse del auto en una salida de la autopista.

El 2 de noviembre Charles envió un mensaje a otro hombre en Grindr y acordaron encontrarse en un edificio de apartamentos de Little River. El hombre condujo su Toyota 2022 hasta el lugar y Charles se subió al asiento trasero, apuntándole con una pistola.

Pero Charles se dio cuenta de que había autos de patrulleros cerca y le dijo al hombre que se fueran de ahí, según el agente. A continuación, le exigió que condujera hasta su apartamento.

Al llegar, Charles le dijo que se metiera en el baúl del auto, donde lo golpeó varias veces con la pistola. A continuación, le dijo que desbloqueara su teléfono e iniciara sesión en su cuenta bancaria.

Al no poder acceder a su cuenta, Charles se sentó en el asiento del conductor y condujo hasta un Bank of America, donde hizo que el hombre intentara sacar dinero, pero no lo consiguió.

Notando que el hombre tenía una tarjeta de crédito de Apple, lo condujo a dos Walgreens donde Charles compró un par de tarjetas de regalo de $500, un Mountain Dew y un agua Aquafina, escribió el agente.

Mientras Charles entraba en la tercera tienda, el hombre se quedó en el auto y enseguida se puso a salvo.

Usando videos de vigilancia, huellas dactilares y transacciones con tarjetas, el FBI pudo establecer un caso para finalmente arrestar a Charles.