La eutanasia bajo la lupa en Holanda: investigan la muerte de tres personas con trastornos mentales

Tras las reacciones por haberse dado a conocer erróneamente como eutanasia la muerte de Noa Pothoven, una adolescente de 17 años víctima de violación que falleció hace dos semanas, tres casos de eutanasia por enfermedades psiquiátricas y demencia son investigados en Holanda por el incumplimiento de las estrictas condiciones que permiten a las personas en los Países Bajos pedir a un médico que los ayude a morir.

La ley de eutanasia en los Países Bajos es un tema constante de debate, y los casos individuales implican una consideración compleja. (Foto Getty Creative)

Pothoven murió por inanición -o sea, por su deseo voluntario de dejar de alimentarse- y no por eutanasia o muerte asistida.

De acuerdo con el último informe de los Comités Regionales Holandeses de Eutanasia, que analiza el cumplimiento legal en cada caso, tres muertes ocurridas en 2017 y 2018 están siendo investigadas por la fiscalía de ese país, luego de detectarse varios incumplimientos de la Ley aprobada en el 2002 para la muerte digna, según nota del diario The Guardian.

Según lo dispuesto, se requiere que los pacientes experimenten un sufrimiento insoportable, sin perspectivas de mejora, y que tengan un deseo voluntario y continuo de morir. También los médicos deben buscar una segunda opinión independiente.

Además de esta investigación, en agosto de este año un médico holandés será el primero en ser procesado por varias fallas en un caso de eutanasia del 2016, cuando colocó sedantes en el café de un paciente con demencia y pidió a su familia que sujetaran a la persona cuando comenzó a luchar contra la inyección letal para la eutanasia.

Otro médico está siendo procesado por no haber tratado el caso de una mujer de 70 años bajo depresión con la “diligencia debida” el año pasado.

La paciente también había sido sometida a una operación por problemas abdominales y los cirujanos habían encontrado evidencias de cáncer de pulmón, tras lo cual se acercó a su médico para decirle que estaba “experimentando un sufrimiento psicológico insoportable y que deseaba la eutanasia”.

El caso fue tomado por un colega del médico de esta paciente. Según el comité de revisión, este doctor no obtuvo una segunda opinión de un psiquiatra independiente, como se requiere por Ley, y ahora es uno de los tres médicos que está siendo investigado por mala práctica.

Los otros dos casos son de 2017 e involucran a una mujer de 60 años con Alzheimer, a quien un consultor independiente no juzgó que sufría lo suficiente, y otro paciente de 80 años con osteoartritis y otros problemas de salud que rechazaron otro tratamiento.

La comunidad médica se divide

Según Dick Bosscher, de la Asociación Holandesa para un Final Voluntario de la Vida (NVVE), las investigaciones que realiza la fiscalía ha encendido las alarmas entre la comunidad médica.

Aseguró al diario The Guardian que los médicos son más cautelosos al determinar si se practica o no una eutanasia, “aunque no podemos probarlo”.

“El año pasado, por primera vez en años, hubo menos casos de eutanasia en los Países Bajos. Si las cosas no son claras para los médicos es una pregunta difícil, ya que el sufrimiento insoportable es diferente de una persona a otra", abundó Bosscher.

Poder determinar realmente el “sufrimiento insoportable” de un paciente ha dividido a los médicos en los Países Bajos. El pasado año, 450 especialistas pusieron sus nombres en un anuncio de página completa en un periódico en el que decían que no darían una inyección letal a ningún paciente incapacitado.

Menos casos de eutanasia

En el pasado año, en los Países Bajos se registraron 6,126 casos de eutanasia (comparado con 6,585 en 2017). De ese total, solo el 1% estuvo involucrado a condiciones psiquiátricas y 2,4% fueron por demencia. Dos tercios fueron solicitados por personas con cáncer terminal.

En 2015 la eutanasia representaba el 4,6% de las 147,000 muertes en los Países Bajos, mientras que el 18% de las personas que murieron tenían sedación paliativa como la morfina, a medida que morían, según los informes de los comités de revisión.

Axel Dees, portavoz del Ministerio de Salud en Holanda, aseguró al diario The Guardian que “la ley de eutanasia es un tema constante de debate, y los casos individuales implican una consideración compleja".

También refirió que acaban de lanzar una campaña para alentar a las personas a planificar el fin de sus vidas. Dijo que el gobierno está investigando una propuesta de eutanasia para los inelegibles bajo la ley de eutanasia actual.

Para los activistas a favor de la muerte digna, las razones psiquiátricas son tan válidas como las físicas. Ellos argumentan que de lo contrario, las personas se suicidarían, como ocurrió en el reciente caso de Noa Pothoven.

No obstante, Elke Swart, portavoz de la Clínica del Fin de la Vida, donde no aceptaron a Pothoven para una eutanasia el año pasado, el enfoque siempre es preservar la vida. "Los pacientes dicen: no quiero morir, pero no puedo vivir", dijo Swart a The Guardian.

Según lo establecido por Ley, un adolescente con anorexia no puede pedir y recibir eutanasia tan fácilmente. Cada caso tiene muchos matices y existen pautas detalladas para los médicos.

Menos de un tercio de las solicitudes de eutanasia son concedidas. La mayoría no cumple con los criterios legales o las personas ven durante el proceso, lo cual es muy intenso y puede llevar años, razones para mantenerse con vida. Este es, por supuesto, el mejor resultado", aseguró Elke Swart.

"La eutanasia es el último grito de misericordia de alguien que tiene una necesidad extrema, y ​​cada solicitud merece una cuidadosa consideración", concluyó.

También te puede interesar: Eutanasia, un debate creciente en el mundo: qué países tienen leyes que la autorizan