La historia del traje Chanel rosa de Jackie Kennedy: del crimen en Dallas a la prohibición de exhibirlo hasta 2103

Diego Cioccio
·5  min de lectura
Jacqueline Kennedy es recibida en el aeropuerto de Dallas
Jacqueline Kennedy es recibida en el aeropuerto de Dallas

"Te ves grandiosa", le había dicho John Fitzgerald Kennedy a su esposa cuando la vio con un elegante traje cruzado Chanel de lana rosa. Con ese look Jacqueline Kennedy había complacido los deseos de su marido, trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos. Ese outfit se convertiría, sin que ella lo supiera, en protagonista de la visita a Dallas aquel fatídico viernes 22 de noviembre de 1963.

Un día como hoy pero hace 57 años, John Fitzgerald Kennedy se despertó temprano en Fort Worth y tras pronunciar un último discurso en la Cámara de Comercio tomó un avión en la base aérea de Carswell con destino a Dallas. Junto con el presidente viajaban su esposa Jackie Kennedy, el gobernador de Texas John B. Connally Jr. y su mujer Idanell "Nellie" Brill Connally. El vicepresidente Lyndon Johnson y su esposa Claudia Lady Bird Johnson lo hicieron en un avión diferente.

Kennedy, en un clásico traje negro, y Jackie en un traje de dos piezas color rosa, fueron recibidos con honores en el aeropuerto Dallas Love. Tras los saludos de rigor, el presidente y la primera Dama se trasladaron junto con Connally y su esposa en un Lincoln Continental.

La Primera Dama luce un traje rosa cruzado de materiales de la firma Chanel y confeccionado en Nueva York
La Primera Dama luce un traje rosa cruzado de materiales de la firma Chanel y confeccionado en Nueva York

Estaba previsto que el presidente diera un discurso durante un almuerzo en Trade Mart, pero nada de eso ocurrió. Mientras viajaban en el auto descapotable por Dealey Plaza, cerca de las 12:30, Kennedy fue abatido por el exmarino Lee Harvey Oswald de 24 años.

Malherido, Kennedy se desplomó contra su esposa y la sangre manchó su inmaculado atuendo rosa. A raíz de los disparos, Connally también resultó herido. Ambos mandatarios, el nacional y el estadual, fueron trasladados de inmediato al hospital Parkland.

Pese a los intentos de los médicos, nada pudo hacerse. Habían matado a Kennedy: el trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos había asumido hacía poco más de 30 meses y tenía 46 años. Después de Abraham Lincoln, James A. Garfield y William McKinley, se convertía en el cuarto mandatario norteamericano en ser asesinado en su cargo.

Horas más tarde, Jackie Kennedy dejaba el hospital Parkland con el cuerpo del presidente asesinado en un ataúd de bronce pulido. La flamante viuda aún lucía el traje rosa, aunque ya sin el sombrero. Traje rosa que había sido testigo del magnicidio y también lo fue de la jura improvisada de Johnson como presidente.

Jacqueline Kennedy mantuvo su look durante la jura de Johnson e incluso hasta su regreso a Washington
Jacqueline Kennedy mantuvo su look durante la jura de Johnson e incluso hasta su regreso a Washington

Tampoco abandonó el traje rosa durante el vuelo que la llevó de regreso a Washington. Cerca de las 5 de la mañana del 23 de noviembre de 1963, Jackie Kennedy llegó a la Casa Blanca.

Luego de una larga lucha contra una enfermedad, murió el 19 de mayo de 1994. Además de haberse convertido en un ícono de la moda de los años 60, la conservación de ese atuendo rosa pasó a ser una suerte de tesoro estadounidense.

A pedido de Jackie Kennedy, la tienda neoyorkina Chez Ninon confeccionó el traje con los botones, el patrón y la tela que recibió directamente de Chanel.

"Muchas marcas de alta costura venden los géneros, botones y complementos y hay muchos departamentos de tiendas multimarca que reelaboran prendas. Estas medidas tienden a provocar empatía con el electorado ya que demuestran que, lejos de tener una prenda 100 por ciento francesa, compra una manufacturada en Nueva York", precisa Fabián Medina Flores en diálogo con LA NACION.

Sombrero y sacó haciendo juego en un color rosa, entre velvet y frambuesa
Sombrero y sacó haciendo juego en un color rosa, entre velvet y frambuesa

Fuente: Archivo

Experto en estilismo de moda y co-conductor de La Jaula de la Moda (Ciudad Magazine), Medina Flores explica por qué el traje cobró mayor relevancia de la mano de la fotografía y las transmisiones a color. "El vestido tiene un tono muy arriba, velvet, casi frambuesa y con la fotografía blanco y negro las manchas no se notaban mucho. Recién durante un homenaje y con las imágenes a todo color se apreciaron con mayor detalle", agrega.

Más allá de aquel 22 de noviembre negro, Jackie Kennedy había lucido el traje en otras ocasiones, entre las que se destacan un viaje al Reino Unido y una entrevista a la revista Life.

Como publica la revista People, Carolina Kennedy, la única hija sobreviviente de su primer matrimonio, donó en 2003 el recordado traje rosa a los Archivos Nacionales de los Estados Unidos. Pero dicha donación debía contemplar el deseo de su madre: que no estuviera disponible al público durante 100 años.

Según los Archivos Nacionales estadounidenses, el traje de la exprimera dama no estará disponible hasta 2103. Esto es bien entrado el siglo XXII, cuando se cumplan 140 años del asesinato de Kennedy. Asimismo, se consultará a los miembros de la familia si autorizan su exhibición.

El traje cruzado color rosa de Jackie Kennedy está guardado en un compartimento especial, hecho a medida, libre de ácido, con control de temperatura y humedad en las instalaciones de los Archivos Nacionales de los Estados Unidos en Maryland. Sobre este punto, Medina Flores resaltó la clave para preservar íconos de la moda y de la historia.

"El secreto está en evitar la humedad. Las prendas se conservan mejor al vacío porque de esa manera se evitan todo tipo de gérmenes. La humedad y el agua es lo que conlleva al deterioro de las prendas. Eso es el punto de partida. Después existen preparados y también tendrá que ver qué porcentaje de materiales tiene el traje", concluye.