Esta es la historia de la reina Isabel II y sus corgis, el legado más tierno de Su Majestad

·4  min de lectura

Durante la mayor parte de su vida, la reina Isabel II tuvo al menos un corgi, una raza de perros que ahora es sinónimo de Su Majestad y del Palacio de Buckingham.

En 2018, Whisper, el último de los corgis de la Reina, murió, pero, incluso entonces, no se quedó sin una compañía canina.

Tras la muerte de Whisper a los 12 años de edad, quedaron dos dorgis llamados Vulcan y Candy. Los dorgis son una raza de perros que se originó en el Palacio de Buckingham cuando uno de los corgis de la reina Isabel II se cruzó con uno de los perros salchicha de su hermana, la princesa Margarita. Vulcan ya murió, pero Candy sobrevive.

Los corgis fueron bienvenidos nuevamente a la casa de la reina Isabel en 2021, durante la hospitalización de su esposo, el príncipe Felipe, cuando le regalaron dos cachorros, a los que llamó Fergus y Muick.

Ambos nombres tienen un significado especial: Muick se llama así por un lugar favorito de la reina Isabel cerca del castillo de Balmoral, su residencia de esparcimiento, y Fergus por un tío que nunca conoció. El hermano de su madre, Fergus Bowes-Lyon, murió en la Primera Guerra Mundial en 1915.

Fergus, el cachorro, murió trágicamente solo dos meses después por un defecto cardiaco, pero Su Majestad recibió otro cachorro en junio de su hijo, el príncipe Andrew y sus nietas, la princesa Beatrice y la princesa Eugenie, en lo que habría sido el cumpleaños número 100 de Felipe. A su muerte, la reina Isabel dejó tres perros.

En 2015, se informó que la reina tenía la intención de dejar de agregar perros a su familia. Después de que uno de sus últimos corgis muriera en 2012, le explicó al entrenador de caballos Monty Roberts que no quería tener más perros jóvenes porque “no quería dejar atrás a ningún perro joven. Quería ponerle fin”.

La reina Isabel II llega a la estación de tren de King’s Cross en 1969 con corgis a cuestas (STF/AFP vía Getty)
La reina Isabel II llega a la estación de tren de King’s Cross en 1969 con corgis a cuestas (STF/AFP vía Getty)

La historia de los corgis y la reina Isabel

El primer contacto de la entonces princesa Isabel con su raza de perro favorita ocurrió en 1933, cuando apenas tenía siete años. Su padre, entonces el duque de York, compró un corgi llamado Dookie para sus hijas Isabel y Margarita. Se agregó una segunda corgi, Jane, y después de que dio a luz a una camada de cachorros, dos de esos cachorros, Crackers y Carol, se quedaron.

Para su decimoctavo cumpleaños en 1944, la princesa Isabel recibió una corgi llamada Susan una vez más como regalo de su padre, ahora el rey Jorge VI. Desde su ascensión al trono en 1952, la reina Isabel II ha tenido más de 30 corgis, quienes, aunque también tienen fama de morder, vivieron una vida tan lujosa como la de cualquier perro.

La vida de un corgi de la realeza

Al vivir dentro del Palacio de Buckingham, los corgis de la reina Isabel disfrutaron de una vida privilegiada, ya que tenían su propia habitación en el palacio conocida como la Habitación de los Corgis.

Dormían en cestas de mimbre elevadas, con un cambio diario de sábanas, y eran atendidos por la propia reina Isabel. Su menú era extenso e incluía carne y conejo frescos, y lo preparaba un chef gourmet.

En Navidad, la reina Isabel le regaló a sus perros calcetines llenos de juguetes y galletas. Los perros son atendidos por dos sirvientes, denominados “Doggie 1” y “Doggie 2”.

(De izquierda a derecha) El príncipe Eduardo, el príncipe Felipe, la reina Isabel, el príncipe Carlos, el príncipe Andrés y la princesa Ana con su hijo Peter Phillips con los corgis de la realeza en 1979 (AFP vía Getty)
(De izquierda a derecha) El príncipe Eduardo, el príncipe Felipe, la reina Isabel, el príncipe Carlos, el príncipe Andrés y la princesa Ana con su hijo Peter Phillips con los corgis de la realeza en 1979 (AFP vía Getty)

¿Qué pasará con los corgis ahora?

A pesar de sus deseos de que no se agregaran nuevos perros a su hogar a partir de 2012, Su Majestad dejó tres perros cuando falleció. ¿Qué pasará con estos perros ahora?

Si bien el público no sabe por completo dónde se realojarán los perros, la corresponsal de la realeza, Victoria Arbiter, le dijo a The Independent que la reina Isabel II no dejaba piedras sin remover, y que no hay duda de que hay un plan para sus vidas después de la muerte de Su Majestad.

“Solo nos queda especular sobre los planes para los corgis, la familia real no deja nada al azar”, señaló.

“La familia real es una familia de amantes de los perros, aunque a ninguno le gustan los corgis en particular. La reina definitivamente era la dueña y señora y su relación con ellos era maravillosa. Eran conocidos por morder los tobillos de la familia real”.

Si tuviera que adivinar, Arbiter dijo que los perros probablemente irían a un miembro del séquito.

“Todos los hijos de la reina los recibirían con los brazos abiertos”, dijo.

Si no es un miembro de la familia, dijo Arbiter, quizás sea un miembro del personal de confianza. “Estaba rodeada de amantes de los perros”, agregó Arbiter.