La historia en la que se basó Del Toro para su versión de Pinocho

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, julio 27 (EL UNIVERSAL).- La historia original de tiene tintes oscuros que sólo pocos conocen, en realidad Pinocho no es un personaje adorable, como en la versión de Disney; sino una marioneta rebelde y con actitudes violentas.

La novela, "Las aventuras de Pinocho", fue escrita entre 1881 y 1882 por Carlo Collodi, un escritor y periodista italiano que trabajó en una librería a sus 18 años. La primera vez que salió a la luz fue en periódico Giornale per i bambini, sólo que no era un cuento de hadas, pues al final Pinocho muere ahorcado.

"Y corrieron tras de mí y corrí y corrí, hasta que al fin me atraparon y me ataron el cuello con una cuerda y me colgaron de un árbol, diciendo: 'Mañana volveremos por ti y estarás muerto y tu boca estará abierta, y luego tomaremos las piezas de oro que has escondido bajo la lengua'", se describe en el cuento.

A pesar del desenlace, los directores del periódico pidieron a Collodi que continuara escribiendo, tenían la esperanza de que hubiera un final feliz. Fue entonces que el joven agregó al personaje del hada azul, para que llegara a salvar al muñeco de madera.

En la obra, en el capítulo cuatro, donde recién aparece el grillo o pepe el grillo, intenta hacer reflexionar a Pinocho sobre su comportamiento, pues se aparece en su casa y le recrimina los berrinches y actos que ha tenido con su padre, ante esto, el personaje decide aplastar al animalito contra la pared con ayuda de un martillo de madera, seguido de esto le dice a Gepetto que su acción fue culpa del grillo.

"Con un último débil 'cri-cri-cri' el pobre grillo cayó de la pared, ¡muerto!".

Otra escena perturbadora es cuando al niño de madera se le queman los pies, ya que sale en búsqueda de comida y agua, pero sólo le avientan un bote con el líquido, por lo que se sienta en un banco sobre el fuego para calentarse de aquella noche tormentosa, sin embargo, éste se queda dormido y sus pies se encienden hasta hacerse ceniza: Geppeto le reconstruye esa parte del cuerpo.

Aunque la idea de Carlo era explicar las consecuencias de la rebeldía cuando se es joven, la realidad es que nada tiene que ver con la historia contada por Disney.

Guillermo del Toro y su versión de Pinocho

Guillermo del Toro desafiará la "obediencia" en la nueva versión de Pinocho, una película que recreará para Netflix. La historia tendrá un giro con respecto al mensaje que quiere dar al público, pues en esta ocasión se trata del empoderamiento de los niños y niñas. Un plus de esta cinta son los personajes, ya que tienen un aspecto diferente, más realistas y sin la visión "amigable".

Luego de que "Vanity Fair" y la empresa de entretenimiento publicaran un adelanto del aspecto de los personajes, ahora sale a la luz un nuevo tráiler de la película.

La cinta incluye no sólo el cambio en la trama sino también la técnica de stop-motion, es decir, se utilizarán la grabación en video de imágenes que son fijas.

En esta ocasión, Pinocho no lucirá como un humano, pues será completamente de madera, incluyendo unos ojos alargados y unas extremidades extensas. Inclusive Pepe el grillo ahora tiene un aspecto tenebroso con colores opacos.

Dentro de los actores que darán vida y voz a los personajes se encuentra Gregory Mann, un actor debutante al que le "crecerá la nariz" como a Pinocho. El actor británico Ewan McGregor como "Sebastian J. Cricket" y David Bradley como Gepetto, quién además ha formado parte del elenco de "Juego de Tronos" y "Harry Potter".

De acuerdo con diversos medios, Del Toro hará un cambio en la visión de la historia tradicional de la película y el libro original de Disney, pues pinocho se aventurará en un viaje de "tentación y vicio" para reforzar las nociones viejas de la obediencia de los adultos.

"Es contrario al libro, porque el libro busca la domesticación del espíritu del niño de una manera extraña. Es un libro lleno de grandes inventos, pero también está a favor de obedecer a tus padres y ser 'un buen chico' y todo eso. (Esta película) trata sobre encontrarte a ti mismo y encontrar tu camino en el mundo, no solo obedecer a los demás. Mandamientos que te son dados, sino averiguando cuándo están bien o no", expresó el cineasta.

Del Toro añadió que para dar más fuerza a la premisa, ambientará a la Italia de la Segunda Guerra Mundial, en un mundo donde los ciudadanos también se comporten con una obediente fidelidad, como un "títere".

"Muchas veces la fábula me ha parecido, a mí, partidaria de la obediencia y la domesticación del alma. La obediencia ciega no es una virtud. La virtud que tiene Pinocho es desobedecer. En un momento en que todos los demás se comportan como marionetas, él no. Esas son las cosas interesantes para mí. No quiero volver a contar la misma historia. Quiero contarla a mi manera y en la forma en que entiendo el mundo", concluyó.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.