Tras la histórica votación, ¿cómo sigue el proceso constituyente en Chile?

LA NACION
·2  min de lectura

Chile aprobó ayer por una amplia mayoría el establecimiento de una nueva Constitución y optó por dejar atrás la ley fundamental que rigió los destinos del país desde la dictadura de Augusto Pinochet. A partir de ahora, comenzará un proceso que tendrá una duración de dos años, durante el cual se llevará a cabo la redacción de la nueva Constitución.

¿Cómo sigue el proceso? Los chilenos volverán a las urnas el 11 de abril del 2021 con el fin de elegir a quiénes conformarán el órgano redactor de la nueva Constitución, por medio de la Convención Constitucional con 155 representantes, mitad hombres y mujeres, a través de elección directa, sin participación de representantes del Congreso.

Coronavirus: China testea una ciudad entera tras detectar un solo caso

Será primera vez en la historia que una Constitución es redactada en forma paritaria.También habrá una cuota para los pueblos indígenas, pero esta aún no ha sido especificada. La opción derrotada fue la convención mixta constitucional, que hubiese sido integrada por una mezcla equilibrada de miembros elegidos popularmente y parlamentarios en ejercicio.

La convención que redacte la nueva Carta Magna se constituirá en mayo de 2021.

Los constituyentes tendrán un plazo de nueve meses- es decir hasta febrero de 2022- para redactar un texto constitucional el cual se podrá postergar tres meses más de ser necesario, es decir sería un plazo máximo de un año. Las normas deberán ser aprobadas por dos tercios de los integrantes.

El texto final se someterá luego a la ratificación del pueblo -en una votación- en lo que se ha llamado "plebiscito de salida" o ratificatorio, que será por voto obligatorio a realizarse el segundo semestre de 2022.

Coronavirus: AstraZeneca confirma que la vacuna de Oxford produce inmunidad también en ancianos

De ser aprobada en el referéndum final, la nueva ley fundamental entrará en vigor de inmediato y derogará automáticamente la anterior. En caso de ser rechazada, seguirá vigente la Constitución actual, aunque sometida a varias reformas.

La nueva Constitución no solucionará todos los problemas, pero sí sería un primer paso muy importante para restaurar un equilibrio social en Chile.