Hijo de la víctima hace una declaración desgarradora durante juicio por pena de muerte del tirador de Parkland

·3  min de lectura

La fiscalía ha dejado su caso en la fase de sanción del juicio del tirador de la escuela de Parkland, Nikolas Cruz.

Cruz se enfrenta a cadena perpetua o pena de muerte por 17 cargos de asesinato y 17 cargos de intento de asesinato tras arrasar la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Florida el 14 de febrero de 2018. Cruz se declaró culpable de todos los cargos.

Muchos de los heridos por Cruz cuando abrió fuego habían comparecido antes como testigos para describir los horrores de ese día, pero en la fase final del caso de la fiscalía, el jurado escuchó las declaraciones de impacto de las víctimas de los familiares de las personas que murieron ese día.

En uno de los muchos momentos desgarradores, Corey, hijo de Chris Hixon, el director deportivo de la escuela y entrenador de lucha libre que murió tratando de salvar a los estudiantes, compareció junto a su madre para hablar al jurado sobre su padre.

Después de que le preguntaran quién era su padre, Corey, que tiene necesidades especiales, se inclinó tímidamente hacia su madre cuando le preguntaron qué le gustaría contar al jurado sobre su padre.

Debbi Hixon tranquilizó a su hijo y, entre lágrimas, él dijo en voz alta: “Lo extraño”, antes de abrazar a su madre.

Cuando se le pidió que contara al jurado si tenía otra anécdota sobre las donas, y luego de que su madre le susurrara unas palabras para alentarlo a hablar, dijo: “Todos los sábados corríamos a Dunkin' Donuts y volvíamos caminando”.

Se vio a muchos de los presentes en la sala, desde los familiares de las víctimas hasta el personal del tribunal, e incluso los miembros del equipo de la defensa, enjugándose las lágrimas después de que el joven abandonara el estrado.

Hixon fue uno de los muchos familiares o amigos que se esforzaron por recordar a sus hijos, hermanos y cónyuges, algunos sosteniendo fotos mientras se secaban las lágrimas.

Como ha hecho muchas veces durante las semanas que ha durado el juicio, Cruz escondió la cara entre las manos.

Anteriormente ese mismo día, el jurado había sido trasladado para ver el sitio del tiroteo, el edificio 1200 del campus de la escuela, que se mantiene tal como estaba el día de la tragedia, pues solo se retiraron las víctimas y sus efectos personales. El edificio sellado todavía tiene sangre en los suelos y agujeros de bala en las paredes.

El jurado se tomará un descanso hasta el 22 de agosto y la próxima semana el tribunal estará a oscuras para que los abogados puedan preparar el resto del juicio.

Inmediatamente después del tiroteo en Parkland, Corey Hixon se abalanzó sobre Joe Biden cuando este acudió a reunirse con las familias de las víctimas. Le dio un gran abrazo al entonces exvicepresidente.

Biden le dio un beso en la cabeza, le agradeció que lo abrazara y le preguntó si estaba bien.

Negó con la cabeza y enterró su cara en el saco de Biden, mientras el exvicepresidente, que había dejado su cargo apenas un año antes, le abrazaba para tranquilizarlo.

El excamarógrafo de la Casa Blanca, Arun Chaudhary, tuiteó las imágenes del momento en apoyo de la candidatura presidencial de Biden para 2020.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.