Mikaela, la hija de Steven Spielberg debutó como actriz porno y recibió el respaldo de su padre

LA NACION

Mikaela Spielberg, la hija del famoso director, se hace llamar Sugar Star en la industria porno.

Mikaela Spielberg (23), la hija adoptiva del popular director de cine, Steven Spielberg, anunció públicamente que quiere seguir los pasos de su padre y hacer una carrera en la industria audiovisual. Sin embargo, a diferencia del director de E.T., a Mikaela le gustaría orientarse al cine porno, en el que ya dio sus primeros pasos autoproduciéndose.

Así lo aseguró al medio británico The Sun, al que le contó que sus padres (Spielberg y Kate Capshaw), ya están al tanto de su deseo profesional y que, además, lo avalan. "Me cansé de no poder capitalizar mi cuerpo y, francamente, me cansé de que me dijeran que odiara mi cuerpo", le dijo al periódico. "También me cansé de trabajar día a día de una manera que no me satisfacía". El nombre artístico de Mikaela en la industria es Sugar Star, y buena parte de su trabajo se puede encontrar actualmente en la plataforma de contenido erótico PornHub.

Además de las declaraciones que hizo a la prensa, la joven se refirió al tema en sus redes sociales y expresó: "Tengo ganas de hacer este tipo de trabajo, puedo 'satisfacer' a otras personas, pero eso se siente bien porque no es de una manera que me haga sentir violada".

De esa forma, la joven de 23 años anunció que acaba de lanzar su carrera de entretenimiento para adultos y que ella será su propia productora. "Segura, sensata, consensuada es el objetivo para todos ustedes. Mi cuerpo, mi vida, mis ingresos, mi elección. No le debo a una sola persona mi autonomía o virtud solo por un nombre", añadió Mikaela, que también quiere conseguir trabajar como bailarina en un club de striptease.

Actualmente reside en Nashville, la capital del estado de Tennessee, en los Estados Unidos. Su principal esperanza, según anunció, es "lograr llegar a un lugar lo suficientemente lucrativo como para no estar atada financieramente". En ese sentido, apuntó: "Entonces realmente podré comenzar a decirle a la gente que no hay nada malo en que use mi cuerpo de una manera en que me sienta cómoda para mantenerme a mí misma".

Un pasado difícil

En la entrevista con The Sun, Mikaela Spielberg contó algunos problemas que sufrió de niña, como el abuso sexual por parte de hombres por fuera del ámbito familiar: "De niña era un poco mimada, pero responsable, y mis padres me criaron con los valores del trabajo duro y la dignidad humana. En el colegio me acosaron por mi apellido y por mi peso, pero cuando crecí he tenido quien me ayudara", aseguró.

Estos episodios difíciles le generaron difíciles episodios en su vida: "Cuando tenía 11 años estaba fuera de control, algo que fue creciendo y creciendo hasta hace dos años. Esa espiral terminó hace poco. Cuando tenía 21 años, solía beber cada día. Hace dos años estuve a punto de morir un par de veces".