Herro, Adebayo y Martin. ¿Por qué Spoelstra ha impactado tanto en estos jugadores del Heat?

D.A. Varela/dvarela@miamiherald.com

Cada entrenador que ha pasado por este mercado ha tenido su propia frase alentadora.

El extécnico de los Dolphins, Brian Flores, hablaba repetidamente sobre la búsqueda de jugadores “que aman el football”.

El presidente de Heat, Pat Riley, diría “lo principal es lo principal”, esencialmente un código para mantener tus prioridades en orden.

Tyler Herro sonrió recientemente en su casillero cuando se le pidió que recordara la primera vez que Erik Spoelstra usó uno de los Spoisms, las expresiones favoritas del coach de Miami.

“El primer día que me seleccionaron”, aseguró Herro sobre el afán continuo de Spoelstra para impactar en la victoria.

“Recuerdo el primer día que estuve en Miami y estoy bastante seguro de que dijo estas palabras: ‘Si quieres jugar el próximo año tienes que tener un impacto ganador’. Y ese fue mi objetivo desde ese día para mí, impactar, ganar y seguir haciéndolo a medida que pasa el tiempo’’.

Spoelstra tiene un léxico propio que ha elaborado a lo largo de 15 años con Heat, que van desde “solo competidores” hasta “equidad de sudor” y decir que un jugador equilibrado no se “enferma en el mar”.

Pero “ganar impacto” tiene un significado particular para Spoelstra, quien puede sentirse frustrado cuando los que no conocen bien el juego primero miran los puntos de un jugador, el número “en el extremo derecho del cuadro de puntuación”, como él suele decir.

Para el segundo entrenador con más tiempo en la NBA hay formas mucho más reveladoras de medir el valor de un jugador.

Entonces, mientras que “cultura” es la palabra más asociada con el club de Miami entre los que están afuera, “ganar impacto” sigue siendo el mensaje más citado internamente.

“Habla mucho sobre eso: cada juego, antes del juego y después del juego”, expresó Duncan Robinson. Entonces, ¿qué piensan los jugadores cuando menciona el impacto ganador?

“Desvíos, rotaciones adecuadas, estar en los lugares correctos, ser confiable, hacerse cargo, hacer los cortes al entrar al aro, el bloqueo de sacrificio para evitar jugadas rivales, todas esas cosas que no necesariamente se verán en el cuadro de anotación”, comentó Robinson.

“Y estoy seguro de que monitorean mucho más de lo que nos muestran. Los rebotes son un tema del que hablamos mucho”.

A veces lleva un tiempo convencer a los jugadores jóvenes de que esas pequeñas cosas que se necesitan para alcanzar la victoria son más importantes que los mismos números en la hoja de anotación.

En algunos jugadores, Hassan Whiteside por ejemplo, el mensaje nunca resonó por completo.

Spoelstra no ofrecerá los nombres de ningún jugador del Heat que no haya aceptado por completo su mensaje de “impactar en el triunfo”, o aquellos que lo tomaron en serio después de resistirse inicialmente.

Pero dijo que es más difícil persuadir a algunos jugadores de esta era para que se centren menos en anotar y más en ese impacto ganador.

“Probablemente”, señaló Spoelstra.

“Depende de cómo los atletas vean el juego. Hay mucha más atención hoy para los muchachos que anotan y acumulan grandes números. El juego está configurado ahora para tener mayores resultados de puntuación. Creo que todo eso es bueno para el juego. Pero para nosotros, se trata de desarrollar al jugador completo que realmente pueda entender cómo mover las piezas de ajedrez para ayudarlo realmente a ganar un partido”.

No es una coincidencia que el Heat, particularmente en los últimos años, se haya inclinado hacia jugadores bidireccionales cuyas contribuciones no se pueden medir completamente en la hoja de anotación. Entre ellos vemos a Jimmy Butler, Bam Adebayo, P.J. Tucker, Kyle Lowry y Caleb Martin.

Hasta Udonis Haslem, la encarnación de la Cultura del Heat, encajaría en esa descripción.

“De eso se trata esta liga, de descubrir cómo impactar en una victoria”, sentenció Spoelstra.

Spoelstra, descontento por una derrota en Sacramento a fines de octubre, se encogió de hombros ante una pregunta sobre los 34 puntos de Herro en ese partido y se negó a ofrecer elogios porque terminó en una derrota.

Pero durante un momento privado, Spoelstra dejó en claro recientemente que ganar es lo que alimenta a Herro.

“Bam y Tyler quieren ganar”, acotó Spoelstra.

“Esa es su fuerza motriz. A medida que aprenden cómo se mueve la aguja continúan descubriendo diferentes formas de hacerlo y aprendiendo de que no se trata solo de anotar”.

Spoelstra se refería al primer triple-doble de la carrera de Herro (11 puntos, 11 rebotes, 10 asistencias) en Atlanta hace un mes.

Hubo un momento particular de franqueza para Herro después de ese partido cuando admitió: “Honestamente, anotar probablemente no hace a Spoesltra tan feliz como verme impactar en el juego”.

¿Qué le da a Herro esa impresión?

“Él ya sabe que puedo anotar”, sentenció Herro, sonriendo.

“Eso es lo que me dijo desde que llegué aquí”.

Herro reconoce que la fijación de Spoelstra con “impactar en la victoria” es algo de lo que se ha vuelto cada vez más consciente, aunque lo escuchó el primer día que llegó, y resuena más que nunca.

Sus asistencias aumentaron de 4.0 a 4.6, incluidas nueve en la victoria del miércoles 112-98 contra los Lakers.

Sus rebotes han subido de 5,0 a 5,8.

“Especialmente cuando mi tiro no cae necesito impactar en el juego de otras maneras”, afirmó Herro.

Martin es otro de los jugadores que entiende la filosofía de Spoelstra.

“Noche tras noche, está asumiendo desafíos, ya sea defendiendo a muchachos más pequeños y superrápidos o jugadores más grandes y cambiando a marcar centros’’, expresó Spoelstra el miércoles.

Este joven centro del Heat deja muy buena impresión con su juego. Se faja con los mejores y también anota

“Tiene un gran instinto para desviar y robar el balón. Nuestra defensa parece ser mucho más activa y rápida cuando él está en la cancha”.

Adebayo siempre establecerá el estándar de oro de “ganar impacto’’, una de las razones por las que el Heat nunca lo ha puesto a disposición en las conversaciones para adquirir grandes superestrellas.

“Bam es el epítome de eso”, dijo Spoelstra.

“Él es el mejor jugador en eso. Hará lo que sea necesario para poner a su equipo en posición de ganar con su voz, liderazgo, defensa, con su voluntad de anclar nuestra defensa con múltiples esquemas, con sus jugadas, su afán en mejorar a otros muchachos, tiros más fáciles. Y realmente hemos necesitado su anotación también”.

ESTO Y AQUELLO

El Heat tenía la esperanza de que Kyle Lowry, quien se perdió el partido del miércoles por motivos personales, viajara para la gira de cinco partidos por el Oeste. La decisión final se tomaría más tarde este jueves antes de que Miami (18-17) parta hacia Denver donde jugará el viernes (9 p. m.).

Duncan Robinson está a solo dos triples de empatar el récord de la franquicia en triples de Tim Hardaway (806).

Hardaway lo hizo en 367 partidos y Robinson ha jugado 264 juegos.