Hermana del agresor de Parkland quiere declarar en su juicio. Pero ella también está presa

·4  min de lectura
- Miami-Dade Corrections, Broward Sheriff's Office

Mientras Nikolas Cruz entra en la tercera semana de su juicio de sentencia por la masacre de la escuela de Parkland, su hermana biológica está en una cárcel de Miami-Dade por un cargo de robo de auto, y su próximo juicio podría complicarse debido al de él.

Los abogados miamenses de Danielle Woodard, de 35 años, pidieron a un juez que les permita retirarse de su caso, diciendo que no están de acuerdo con sus deseos de testificar en la defensa de su hermano.

“No creemos que sea útil para su caso”, dijo el lunes al Herald el abogado defensor Fred Moldovan, quien la representa junto a Richard Mirsky.

El juicio de Woodard en Miami-Dade está programado para el 22 de agosto. No se ha fijado una fecha de audiencia para que el juez de circuito de Miami-Dade Ramiro Areces considere la solicitud, que fue presentada al tribunal el domingo.

Se espera que el equipo de defensa de Cruz en Broward comience su caso a finales de este mes. El alcance de la relación entre hermano y hermana no está claro: el Herald informó en 2018 que Cruz, quien fue adoptado cuando era un bebé, creció sin contacto con su madre biológica ni su hermana, quien estaba en prisión en el momento de la masacre de Parkland.

El momento y los detalles de su posible testimonio en el tribunal de circuito del Condado Broward tampoco están claros. Aunque ella no creció con Cruz, Woodard pudiera decir a los jurados sobre el abuso de sustancias de su madre. El equipo de defensa de Cruz ha señalado que argumentará que mientras estaba en el vientre materno, sufrió daños cerebrales por el consumo de drogas y alcohol de ella. Es posible que los abogados de la defensa señalen el largo historial de problemas penales de la propia Woodward para reforzar ese argumento.

El Daily Mail informó de que la madre biológica de Cruz, Brenda Woodard, murió de cáncer el año pasado, pero accedió a volver a establecer contacto con su hijo en un videochat antes de su muerte.

Cruz, de 23 años, se declaró culpable de matar a 14 estudiantes y tres miembros del personal en la secundaria Marjory Stoneman Douglas, de Parkland, el 14 de febrero de 2018. También se declaró culpable de herir a otras 17 personas.

El testimonio en la fase de sentencia”de su juicio comenzó el 18 de julio. Las 12 personas decidirán si Cruz es ejecutado por los asesinatos, o si cumplirá cadena perpetua.

Se espera que los fiscales de Broward terminen la presentación de su caso esta semana. Con la esperanza de influir en los jurados para que voten contra la pena de muerte, su equipo de defensa presentará pruebas “atenuantes”, describiendo la turbulenta educación de Cruz y los trastornos mentales y daños cerebrales causados por el consumo de alcohol y drogas de su madre biológica.

Al igual que su madre, Danielle Woodard pasó años entrando y saliendo de la cárcel. En el momento de la masacre, estaba en una prisión de la Florida, cumpliendo una condena de ocho años por varios delitos graves, como intento de asesinato, escapar de las autoridades, fraude con tarjetas de crédito y resistirse a la autoridad con violencia. Era su segunda estancia en prisión, ya que anteriormente había cumplido una condena de cinco años por otra serie de delitos.

Woodward —quien figuró por primera vez como posible testigo de la defensa en diciembre, según los archivos judiciales— salió de una prisión de la Florida en agosto de 2019, según los registros estatales. Pero apenas unos meses después, en enero de 2020, fue arrestada de nuevo en Miami-Dade.

Esta vez, según la Policía, robó el auto a una anciana que intentaba donar artículos en una tienda de beneficencia en Miami Gardens. Según el informe de la detención, Woodard se subió al vehículo y trató de huir, arrojando a la mujer del auto, causándole lesiones en un brazo y la cabeza. Un hombre que estaba con la víctima también intentó detener el automóvil, colgándose del mismo y se lesionó al caer.

Woodard estrelló el vehículo robado y fue arrestada, según el informe. Ha estado en una cárcel de Miami-Dade a la espera de juicio desde entonces.

Sus abogados de Miami, en una solicitud al tribunal, citaron el juicio pendiente del tiroteo de Parkland, diciendo que “no están de acuerdo sobre las acciones y deseos [de Woodard] en relación con el caso de su hermano”.

Moldovan dijo que creía que su testimonio pudiera perjudicar su caso legal porque los fiscales de Broward pudieran entonces preguntarle públicamente sobre el caso pendiente de robo de auto.

“No creo que [su testimonio] vaya a tener efecto en el veredicto de Nikolas Cruz”, dijo Moldovan. “No creo que valga la pena el riesgo”.

En su moción ante el tribunal, sus abogados citaron “diferencias irreconciliables” y una dificultad “para comunicarse con ella”. También dijeron que Woodard no les ha pagado y que no los quiere en el caso.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.