Anuncios

Henry Kissinger, diplomático y premio Nobel estadounidense, muere a los 100 años

Imagen de archivo del ex secretario de Estado de EEUU Henry Kissinger durante un funeral en Berlín, Alemania.

WASHINGTON, 29 nov (Reuters) - Henry Kissinger, un controvertido Premio Nobel de la Paz y poderoso diplomático cuyo servicio bajo dos presidentes dejó una marca indeleble en la política exterior de Estados Unidos, murió el miércoles, según Kissinger Associates Inc.

Kissinger murió en su casa de Connecticut, dijo Kissinger Associates.

Kissinger se había mantenido activo, asistiendo a reuniones en la Casa Blanca, publicando un libro sobre estilos de liderazgo y testificando ante un comité del Senado sobre la amenaza nuclear planteada por Corea del Norte. En julio de 2023 realizó una visita sorpresa a Pekín para reunirse con el presidente chino, Xi Jinping.

En los años 70 participó en muchos de los acontecimientos que cambiaron el mundo como secretario de Estado del presidente republicano Richard Nixon.

Los esfuerzos de este refugiado judío nacido en Alemania condujeron a la apertura diplomática de China, a conversaciones históricas entre Estados Unidos y la Unión Soviética para el control de armamentos, a la ampliación de los lazos entre Israel y sus vecinos árabes y a los Acuerdos de Paz de París con Vietnam del Norte.

El reinado de Kissinger como principal arquitecto de la política exterior estadounidense decayó con la dimisión de Nixon en 1974. Aun así, siguió siendo una fuerza diplomático con Gerald Ford y ofreciendo opiniones firmes durante el resto de su vida.

Mientras muchos elogiaban a Kissinger por su brillantez y amplia experiencia, otros le tachaban de criminal de guerra por su apoyo a las dictaduras anticomunistas, especialmente en Latinoamérica. En sus últimos años, sus viajes se vieron limitados por los intentos de otros países de detenerle o interrogarle sobre su pasado.

Su Nobel de la Paz de 1973 -concedido conjuntamente con el norvietnamita Le Duc Tho, que lo rechazó- fue uno de los más controvertidos de la historia. Dos miembros del comité del Nobel dimitieron por la elección y surgieron preguntas sobre el bombardeo secreto de Camboya por parte de Estados Unidos.

Ford calificó a Kissinger de "supersecretario de Estado", pero también señaló su remilgosidad y seguridad en sí mismo, que los críticos calificaban más bien de paranoia y egoísmo. Incluso Ford dijo: "Henry en su mente nunca cometió un error".

"Tenía la piel más fina de todas las figuras públicas que he conocido", dijo Ford en una entrevista poco antes de su muerte en 2006.

Con su expresión adusta y su voz ronca de acento alemán, Kissinger no era una estrella del rock, pero tenía una imagen de donjuán, que en sus días de soltero cortejaba a las estrellas de Washington y Nueva York. El poder, decía, era el afrodisíaco definitivo.

Voluble en política, Kissinger era reticente en asuntos personales, aunque una vez dijo a un periodista que se veía a sí mismo como un héroe vaquero, cabalgando solo.

FACULTAD DE HARVARD

Heinz Alfred Kissinger nació en Furth, Alemania, el 27 de mayo de 1923, y se trasladó a Estados Unidos con su familia en 1938, antes de la campaña nazi de exterminio de los judíos europeos.

Kissinger se nacionalizó estadounidense en 1943, sirvió en el ejército en Europa durante la Segunda Guerra Mundial y estudió en la Universidad de Harvard con una beca, obteniendo un máster en 1952 y un doctorado en 1954. Formó parte del profesorado de Harvard durante los 17 años siguientes.

Durante gran parte de ese tiempo, Kissinger trabajó como asesor de organismos gubernamentales, incluso en 1967, cuando actuó como intermediario del Departamento de Estado en Vietnam. Utilizó sus conexiones con la administración del presidente Lyndon Johnson para pasar información sobre las negociaciones de paz al bando de Nixon.

Cuando la promesa de Nixon de poner fin a la guerra de Vietnam le llevó a ganar las elecciones presidenciales de 1968, llevó a Kissinger a la Casa Blanca como asesor de Seguridad Nacional.

No obstante, el proceso de "vietnamización" -trasladar la carga de la guerra del medio millón de soldados estadounidenses a los survietnamitas- fue largo y sangriento, salpicado de bombardeos masivos estadounidenses sobre Vietnam del Norte, el minado de los puertos del Norte y el bombardeo de Camboya.

Kissinger declaró en 1972 que "la paz está cerca" en Vietnam, pero los Acuerdos de Paz de París, alcanzados en enero de 1973, fueron poco más que un preludio de la toma final del Sur por los comunistas dos años más tarde.

En 1973, además de su papel como asesor de Seguridad Nacional, Kissinger fue nombrado secretario de Estado, lo que le otorgó una autoridad indiscutible en asuntos exteriores.

El recrudecimiento del conflicto árabe-israelí llevó a Kissinger a su primera misión "lanzadera", un tipo de diplomacia muy personal y de alta presión por la que se hizo famoso.

Treinta y dos días viajando entre Jerusalén y Damasco ayudaron a Kissinger a forjar un acuerdo de retirada duradero entre Israel y Siria en los Altos del Golán, ocupados por los israelíes.

En un esfuerzo por disminuir la influencia soviética, Kissinger se acercó a su principal rival comunista, China, y realizó dos viajes a ese país, incluido uno secreto para reunirse con el primer ministro, Zhou Enlai. El resultado fue la histórica cumbre de Nixon en Pekín con el presidente Mao Zedong y la posterior formalización de las relaciones entre ambos países.

ACUERDO SOBRE ARMAS ESTRATÉGICAS

El escándalo Watergate, que obligó a Nixon a dimitir, apenas afectó a Kissinger, que no estaba relacionado con la trama y continuó como secretario de Estado cuando Ford asumió el cargo en el verano boreal de 1974. No obstante, Ford le sustituyó como asesor de Seguridad Nacional en un esfuerzo por escuchar más voces en política exterior.

Ese mismo año, Kissinger acompañó a Ford a Vladivostok, en la Unión Soviética, donde el presidente se reunió con el líder soviético Leonid Brézhnev y acordaron un marco básico para un pacto de armas estratégicas. El acuerdo culminó los esfuerzos pioneros de Kissinger en pro de la distensión, que condujeron a una relajación de las tensiones entre Washington y Moscú.

Sin embargo, las habilidades diplomáticas de Kissinger tenían sus límites. En 1975 se le reprochó que no lograra convencer a Israel y Egipto para que acordaran una segunda fase de retirada en el Sinaí.

Y en la guerra India-Pakistán de 1971, Nixon y Kissinger fueron duramente criticados por inclinarse a favor de Pakistán. Se oyó a Kissinger llamar "bastardos" a los indios, un comentario del que más tarde dijo que se arrepentía.

Al igual que Nixon, temía la propagación de ideas izquierdistas en el hemisferio occidental, y sus acciones en respuesta iban a causar una profunda sospecha de Washington por parte de muchos latinoamericanos en los años venideros.

En 1970 conspiró con la CIA sobre la mejor manera de desestabilizar y derrocar al presidente chileno Salvador Allende, marxista pero elegido democráticamente, mientras que en un memorándum tras el sangriento golpe de Estado de Argentina en 1976 afirmó que había que animar a los dictadores militares.

Cuando Ford perdió ante el demócrata Jimmy Carter en 1976, los días de Kissinger en las suites del poder gubernamental terminaron en gran medida. El siguiente republicano en la Casa Blanca, Ronald Reagan, se distanció de Kissinger, a quien consideraba fuera de tono con su electorado conservador.

Tras dejar el gobierno, Kissinger creó en Nueva York una empresa de consultoría de alto poder adquisitivo que ofrecía asesoramiento a la elite empresarial mundial. Formó parte de directorios de empresas y de diversos foros de política exterior y seguridad, escribió libros y se convirtió en comentarista habitual de asuntos internacionales en los medios.

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, el Presidente George W. Bush eligió a Kissinger para dirigir un comité de investigación. No obstante, las protestas de los demócratas, que veían un conflicto de intereses con muchos de los clientes de su empresa de consultoría, le obligaron a renunciar al cargo.

Divorciado de su primera esposa, Ann Fleischer, en 1964, se casó en 1974 con Nancy Maginnes, asesora del gobernador de Nueva York, Nelson Rockefeller. Tuvo dos hijos de su primera esposa.

(Reporte adicional de Dan Whitcomb; editado en español por Carlos Serrano)