El Heat estuvo muy bien esta temporada, pero en verdad Jimmy Butler necesita más ayuda

·3  min de lectura
Daniel A. Varela/dvarela@miamiherald.com

Después de realizar una gran temporada llegando al Juego 7 de las Finales de la Conferencia Este, los jugadores del Heat están ahora pasado unas merecidas vacaciones, aunque en su cabeza seguro todavía estará lo ocurrido en esta serie, con la sensación que pudieron llegar a las Finales.

Es bastante probable que hayan visto cómo su rival, los Celtics, le ganó el Juego 1 a los Warriors en San Francisco, donde este domingo 5 de mayo (8 p.m.TV: ABC) disputarán el Juego 2 en busca del título de la NBA. Seguramente diciendo “nosotros debimos estar ahí”.

Pero no hay nada que lamentar, los jugadores de Miami lo dieron todo y se merecen el mayor de los aplausos. No siempre se puede ganar y en honor a la verdad el equipo de Boston jugó muy bien.

Jimmy Butler demostró que es uno de los mejores jugadores de la NBA; sin embargo, necesita ayuda, tanto dentro del mismo Heat como desde fuera.

Dentro necesita que Bam Adebayo de el estirón final, que aprenda a situarse en los rebotes, que siempre sea agresivo, que siempre sea dominante, y de ser posible que tome mejores decisiones. No estuvo mal pero no está en la élite. Menos pensar en ser el defensor del año y pensar en ser más útil al equipo.

Tyler Herro después de una gran temporada se cayó en estos playoffs, no solo al final en que se lesionó en la ingle, sino toda la serie. Es cierto es que los equipos fueron a por él, pero eso no es excusa, hay que buscar el modo de ser más efectivo y constante, el del inicio de la temporada no fue el mismo de la postemporada.

Por no hablar de la caída de Duncan Robinson, quien sufrió un inexplicable colapso al final de temporada, dejando al equipo sin sus triples y sin justificar el contrato de $90 millones que recibió.

También desapareció Dewayne Dedmon tras una buena campaña regular y el entrenador Erik Spoelstra lo sacó en la serie contra los Celtics, siendo una baja costosa.

Max Struts no estuvo mal, pero le faltó consistencia y en su crecimiento aún le queda por llenar algunas lagunas en ambos lados de la cancha.

La “mala suerte” se cebó con el Heat apareciendo las inoportunas lesiones en el peor momento. Pero esto tampoco es casualidad, sino fruto de una exigencia máxima unido a una preparación que no fue la idónea. No todo es Cultura.

Gran parte de esto se le tiene que achacar a Spoelstra, en la planificación y dosificación. El cuidado de los jugadores es una asignatura pendiente en la franquicia. No puede ser que el equipo llegue a las Finales (2020 y 2022) con la enfermería repleta.

Los jugadores pusieron ganas y corazón, pero algunos como PJ Tucker y Kyle Lowry

estaban arrastrándose. En verdad no podían y eso que, además de ellos, Butler, Struss y Gabe Vicent hicieron un loable esfuerzo y jugaron sin que apenas se notara.

Los Celtics le ganaron al Heat usando la misma arma que los Bucks y antes los Lakers, siempre con dos hombres grandes en la pintura, pero el entrenador del Heat nunca verá eso, no sé si Pat Riley.

Miami necesita un verdadero delantero de poder, uno que pueda jugar de centro y de “3” como Anthony Davis, Giannis Antetokoumpo, uno que mida más de 6.9’ y meta triples con frecuencia. Tucker cumple y es el alma del Heat, pero sería más útil viniendo del banco.

Igualmente precisa de un tirador de confianza, un verdadero cerrador como Damian Lillard o Bradley Beal.

Trabajo extra para Riley en esta temporada baja buscando los refuerzos que se necesita y si no los encuentra en la agencia libre, habrá que hacer sacrificios en un par de intercambios.

Pedro González: (305) 376-3537

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.