El Heat no puede seguir jugando con fuego. En casa tiene la posibilidad de redimirse

LM Otero/AP

El Heat (25-22), pese a la dura derrota en Dallas, se mantuvo en el 6to lugar de la Conferencia Este, pero no puede darse el lujo de perder uno más si es que quier e mantenerse en el último puesto que da acceso directo a los playoffs.

El próximo encuentro del quinteto de la Capital del Sol será este domingo 22 de enero en el Miami-Dade Arena (3:30 p.m. TV: BSUN y Radio Mambí) ante los Pelicans a los que ya derrotaron la semana pasada en New Orleans sin Zion Williamson y sin Brandon Ingram, que parece que tampoco jugarán en Miami.

Pero más allá del resultado, preocupa la poca regularidad del Heat y sobre todo la falta de energía y esfuerzo que presentó en ambos lados de la cancha en el juego contra los Mavericks, perdiendo 115-90.

“Fue solo una de esas noches en la que los tiros no caían”, comentó Tyler Herro este viernes en Dallas. “No logramos ningún triple que realmente pueda ponernos en un buen ritmo, en un buen ritmo en la ofensiva. Fueron muchos cubos duros, de dos en dos, que son buenos para nosotros. Pero tenemos que generar más triples”.

Tal vez fue solo una mala noche y ya está, pero muchas veces da la impresión de que al equipo no le alcanza con lo que tiene.

“Hay algunos días en los que simplemente te van a ganar”, dijo el entrenador del Heat Erik Spoelstra tras la derrota. “Y algunos días en los que simplemente te vencerán de manera convincente. Lo que fue decepcionante de esta noche es que solo fue un día perdido”.

El equipo de Miami ha jugado ya 47 juegos por lo que solo le restan 35 para el final de la campaña y si bien está en un buen lugar no se aprecia un buen juego como para poder pelear por el banderín del Este.

En Dallas se pudo comprobar que el Heat no tiene un tirador como Luka Doncic y sobre todo mostró sus carencias en el puesto de delantero de poder y el bajón experimentado por el armador Kyle Lowry. Si Pat Riley no soluciona esto antes del cierre del mercado el próximo 9 de febrero o sea dentro dentro de 18 días.

La buena noticia es la mejoría de Victor Oladipo, que se ha unido a Jimmy Butler, Bam Adebayo y Tyler Herro como el núcleo duro de Miami.

No hay nada mejor que regresar a casa para curar las heridas y esta estadía de tres juegos led puede servir a los jugadores para recuperarse y aunque el martes reciben a los Celtics (líderes del Este), el viernes, más descansados, les toca jugar en el Miami -Dade Arena contra el Magic.