El Heat comienza con el pie derecho la gira por el Oeste pero tiene que seguir creciendo

Steve Dipaola/AP

El Heat se impuso con solvencia este miércoles 27 de octubre en el primer juego de la gira de tres por el Oeste y derrotó 119-98 a los Trail Blazer, en Portland, y ahora tiene marca de 2-3 en este inicio de temporada.

Para regresar a casa con un balance positivo en este viaje por carretera, el quinteto de la Capital del Sol tendrá que superar a los campeones Warriors este jueves en San Francisco y el sábado (6 p.m.) a los Kings en Sacramento, una tarea que se antoja algo complicada.

La buena noticia es que, a diferencia del partido anterior ante los Raptors, el equipo de Miami jugó un gran encuentro ante los Blazers, con los cinco titulares y su sexto hombre anotando al menos 14 unidades.

El mejor fue Bam Adebayo con 18 puntos y ocho rebotes, seguido por Jimmy Butler y Kyle Lowry con 17 cada uno, Caleb Martin con 16 , más ocho rebotes y cuatro robos, Tyler Herro con 14 y Max Strus con 16 viniendo del banco.

El choque marcó el estreno en la NBA de Nikola Jovic como centro suplente por encima de Dewayne Dedmon, y de Udonis Haslem. Este último jugó dos minutos en su temporada número 20.

Y si bien los titulares estuvieron inmensos, la segunda unidad de Miami no se quedó detrás en Portland, cuyo quinteto perdió al final por lesión a su estrella Damian Lillard (gemelos), luego de anotar 22 unidades.

En tanto, Victor Oladipo (rodilla) y Omer Yurseven (tobillo) aún no han debutado.

Oladipo no hizo el viaje y Yurtseven, según el entrenador Erik Spoelstra, es poco probable que juegue en esta gira por lo que ambos tendrán que esperar al menos hasta el 1ro de noviembre cuando el Heat se vuelva a enfrentar a los Warriors, pero en el FTX Arena.

El partido de este jueves ante Golden State será una verdadera prueba de fuego para el Heat, principalmente en defensa, para tratar de frenar a Stephen Curry, Klay Thompson, Andrew Wiggins y Jordan Poole, además de batallar con Draymond Green y Kevon Looney. No por gusto ellos son los vigentes campeones de la NBA.

Con el triunfo en Portland, el Heat subió del penúltimo al 10mo puesto de la Conferencia Este en este nefasto arranque de campaña. Aunque por lo visto el miércoles parece que la derrota ante Toronto le sirvió a Miami para reaccionar.

Al menos se vio a un Adebayo diferente, mucho más activo y acertado, mientras que Martin regresó con muchas ganas tras haber sido expulsado el sábado y no poder jugar el lunes.

A su vez el equipo necesita que tanto Lowry como Strus sean más regulares en sus desempeños pues los únicos que lo están siendo son Butler y Herro.

El Heat no se trajo a nadie en esta temporada baja, apostando por los suyos, pero precisa que todos pongan de su parte y eleven su nivel esta temporada.

Uno que ya se destaca es Duncan Robinson, quien ha vuelto a promediar más de 40 por ciento en los triples (41.2%) y se le ha visto una mejoría tanto en defensa como atacando el aro, aunque está jugando pocos minutos.

La ausencia de Martin se notó ante los Raptors y su presencia ante los Trail Blazers también sobresalió, por lo que comienza a parecer una pieza importante en el equipo.

Si bien el Heat pudo infligirle el primer revés a Portland (4-1), no es descabellado pensar que también pueda vencer a Golden State (2-2), aunque para ello sus jugadores tendrán que poner alma, corazón y vida.

Este jugador del Heat brilló por su tiro, pero terminó en el banco. Trabajó fuerte por volver y ya se ven los resultados

Falta por ver cómo mejorará el Heat con la incorporación de Oladipo y Yurtseven, pero por ahora se ha comprobado que Strus es mejor viniendo del banco, que Martin se ha asentado como delantero de poder, que Lowry ya cumple y que hay un nuevo Big Three con con Adebayo, Herro y Butler.

Pase lo que pase en esta gira, nada de encender las alarmas pues falta mucho.

Nada más hay que ver a los Lakers, últimos con 0-4, los Warriors, novenos con 2-2, los Sixers ocupan el puesto 12 con 1-4 y los Nets marchan en la posición 11 con 1-3.

Aunque también es verdad eso de “mal de muchos, consuelo de tontos”.