Anuncios

El Heat busca no regresar a Miami sin un triunfo en la gira. Finaliza contra un duro rival con algunas cuentas pendientes

Tyler Herro siempre espera regresar a su ciudad natal de Milwaukee durante la temporada de la NBA.

El escolta de 23 años creció en un suburbio de esa ciudad, a unos 15 minutos del Fiserv Forum.

Ya ha jugado nueve partidos contra los Bucks durante sus primeras cuatro temporadas en la NBA.

Pero el décimo encuentro será diferente al resto y él lo sabe cuando el Heat cierre su gira de tres partidos este lunes en el Fiserv Forum de Milwaukee (8 p.m., Bally Sports Sun).

El equipo de Miami (1-2) intentará no terminar la gira de tres desafíos sin victorias, luego de perder los dos primeros el viernes ante los Celtics en Boston y el sábado frente a los Timberwolves.

“Definitivamente emocionado”, expresó Herro con una sonrisa mientras limpiaba su casillero en el Target Center el sábado por la noche luego de la derrota 106-90 en Minnesota.

“Cada vez que puedo jugar en casa frente a mi familia y mis amigos siempre es divertido. Será un buen partido para recuperarnos después del revés ante los Timberwolves, así que estoy emocionado”.

El Heat inicia la temporada con el mismo ambiente, el mismo equipo y sin la etiqueta de favorito

Herro solo insinuó las razones que hacen que el juego de este lunes con los Bucks se destaque en el calendario, pero uno podría imaginar que Damian Lillard sería una de las razones.

Después de que Lillard solicitara un cambio hacia el Heat el verano pasado, Herro estuvo en el centro de casi todas las ofertas hipotéticas del equipo por el entonces escolta de los Trail Blazers de Portland.

Herro pasó la mayor parte del verano involucrado en esos rumores de cambio de Lillard y hubo momentos en los últimos meses en los que realmente creyó que lo iban a trasladar a otro club.

Pero los Bucks adquirieron a Lillard en un intercambio con los Trail Blazers el mes pasado.

El partido del lunes entre el Heat y los Bucks será el primer enfrentamiento de Herro ante Lillard desde la saga de este verano.

Arranca la temporada de la NBA con muchas expectativas. Tres equipos armaron un trabuco y debuta un gigante francés

También está el antecedente que Herro se rompió la mano derecha en el último partido que jugó en el Fiserv Forum, cuando se lanzó hacia un balón suelto el 16 de abril en el primer juego de la serie de primera ronda de playoffs entre ambos equipos.

El joven escolta se perdió el resto de esa postemporada que terminó con una derrota de Miami ante los Nuggets de Denver en las Finales de la NBA.

Durante los primeros tres partidos de esta campaña regular, Herro es el segundo máximo anotador del Heat detrás del centro Bam Adebayo.

Promedia 22 puntos, 4,3 rebotes, 4,3 asistencias y 1,3 robos por juego mientras dispara para el 37,3 por ciento de efectividad en los tiros de campo y el 37,9 por ciento en los triples.

“Por supuesto”, declaró Herro si siente una motivación adicional de cara al juego ante los Bucks.

“Cada partido es una oportunidad más para demostrar nuestra valía. Ya ves, obviamente, las razones que tengo en mente. Estoy emocionado de estar de regreso en Milwaukee y jugar”.

¿Partidos de la NBA en la casa del Real Madrid? La liga abierta a jugar en el nuevo estadio Santiago Bernabéu

Pero como nativo de esa ciudad, Herro también puede apreciar lo que el dúo superestrella de Giannis Antetokounmpo y Lillard significan para Milwaukee.

“Una cosa es tener a Giannis. Obviamente, es una superestrella, pero luego conseguir a otra superestrella como Lillard es formidable’’.

El Heat y los Bucks tienen su propia rivalidad pues se han enfrentado en los playoffs en tres de las últimas cuatro temporadas.

Miami ha ganado dos de esas series, incluida la temporada pasada, cuando fue el octavo preclasificado y derrotó 4-1 a su rival, los primeros de la conferencia.

Pero Herro insiste en que no hay rivalidad personal con Lillard, solo respeto.

”Nunca he hablado con él”, señaló Herro.

Lo que dejó el Día de la Prensa del Miami Heat, además del nuevo look de Jimmy Butler

“Probablemente no hablaré con él este lunes. Veremos qué pasa. Respeto su juego, seguro. No hay ningún odio hacia él en absoluto. Es un gran jugador. Lo he estado viendo toda mi vida y estoy emocionado de seguir compitiendo contra los mejores”.

SANGRE JOVEN EN EL INICIO

Con cinco jugadores fuera, el entrenador Erik Spoelstra puso en el quintero titular al novato Jaime Jáquez Jr. y a Nikola Jovic ante los Timberwolves el sábado.

Fue la primera apertura de Jáquez en la NBA.

Para Jovic resultó su primer inicio de la campaña y el noveno de su carrera en la NBA.

“Somos jóvenes los dos”, aseguró Jovic, de 20 años.

“Tenemos mucho que aprender. Y creo que Spoesltra seguramente hará un buen trabajo con nosotros. En este punto es posible que no tengamos un lugar en la rotación. Tenemos otros muchachos que necesitan jugar mucho, pero probablemente tendremos más minutos y espero aprovecharlos siempre”.

Jáquez terminó con siete puntos, tres rebotes y una asistencia en 18 minutos.

Jovic cerró con ocho cartones, cuatro asistencias y 11 rebotes, la mayor cantidad de su carrera, en 21 minutos.