Harris se reunirá con líderes de Japón, Australia y Corea del Sur

·2  min de lectura

Washington, 23 sep (EFE).- La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, se reunirá con los líderes de Japón, Australia y Corea del Sur en una gira por Asia donde asistirá con el funeral del ex primer ministro japonés, Shinzo Abe.

Taiwán, la amenaza de pruebas nucleares en Corea del Norte y mantener la seguridad en la región son los principales temas que rodearán estos encuentros, aseguró el viernes un funcionario del gobierno estadounidense.

Harris llegará a Tokio el próximo lunes junto con una delegación de once personas que el presidente Joe Biden designó para asistir al funeral de Abe, asesinado a principios de julio durante un acto político en la ciudad nipona de Nara.

Ese mismo día, Harris se reunirá con el primer ministro japonés Fumio Kishida para discutir la cooperación de los países en una "serie de asuntos", entre ellos mantener "la estabilidad y la paz" en Taiwán, detalló el funcionario que pidió no ser identificado.

El martes, la vicepresidenta y la delegación estadounidense participarán en las exequias de Abe y después la lideresa se reunirá con el primer ministro Australiano Anthony Albanese y con el primer ministro de Corea del Sur Han Duck-Soo por separado.

El día siguiente, Harris se reunirá con un grupo de empresarios japoneses para poner sobre la mesa aumentar las inversiones en la industria de manufactura en EE.UU. y aumentar la “resiliencia” de la cadena de suministro, que se vio afectada por la pandemia del COVID .

También visitará la base naval de EE.UU. en Yokosuka, al centroeste del país.

El jueves la vicepresidenta visitará Corea del Norte donde y hablará con el presidente Yoon Suk-yeol sobre la posibilidad de una nueva prueba nuclear por parte de Pyongyan y sobre la situación con Taiwán.

"Mantenemos nuestra política de China unificada y es importante estar unidos con nuestros aliados en le región sobre este tema", subrayó el funcionario.

La tensión entre EE.UU. y China en torno a Taiwán se ha incrementado en los últimos meses con maniobras militares de China cerca de la isla y una polémica visita a principios de agosto de la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi.

EE.UU. mantiene una política de "ambigüedad estratégica" hacia Taiwán, dejando en el aire si actuaría para defenderla militarmente, aunque la llamada Acta de Relaciones de Taiwán de 1979 convierte a Washington en la potencia que más armamento le entrega. A su vez, el gobierno Biden entregó a principios de este mes un paquete de 1.100 millones de dólares en asistencia militar a la isla.

Menos de veinte países en el mundo reconocen la independencia de Taiwán. EFE.

(c) Agencia EFE