Anuncios

Hamás eleva la apuesta en negociaciones de tregua en Gaza con llamado por el Ramadán

Por Nidal al-Mughrabi y Jana Choukeir

28 feb (Reuters) - Hamás instó el miércoles a los palestinos a marchar hacia la mezquita de Al Aqsa en Jerusalén al comienzo del Ramadán el mes próximo, elevando la apuesta en las negociaciones para una tregua en Gaza, que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, espera que esté en marcha para entonces.

El llamado del líder de Hamás, Ismail Haniyeh, siguió a los comentarios de Biden, difundidos el martes, que indicaron que existe un principio de acuerdo para un alto el fuego entre Israel y Hamás durante el Ramadán, mientras se liberan los rehenes en poder de los militantes.

Biden dijo que esperaba que dicho acuerdo, que según una fuente permitiría también la entrada de más ayuda en el asolado enclave palestino y la liberación de prisioneros palestinos, pudiera ultimarse antes del 4 de marzo. Se espera que el mes sagrado musulmán del Ramadán comience la noche del 10 de marzo.

Tanto Israel como Hamás han restado importancia a las perspectivas de una tregua y los mediadores qataríes han afirmado que las cuestiones más polémicas siguen sin resolverse.

Israel dijo el lunes que permitirá las oraciones del Ramadán en la mezquita de Al Aqsa de Jerusalén, pero que fijará límites en función de las necesidades de seguridad, preparando el escenario para posibles enfrentamientos si acuden multitudes de palestinos y la violencia en Gaza sigue haciendo estragos.

"Este es un llamado a nuestro pueblo de Jerusalén y Cisjordania para que marche a Al-Aqsa desde el primer día del Ramadán", dijo Haniyeh, que describió la incursión de Hamás en Israel el 7 de octubre como una medida para poner fin a los ataques israelíes contra territorios y lugares palestinos.

En un discurso televisado, afirmó que Hamás está mostrando flexibilidad en las negociaciones con Israel, pero continúa dispuesto a seguir luchando. Israel ha afirmado que cualquier acuerdo con Hamás requerirá que el grupo abandone sus "demandas extravagantes".

Hamás está sopesando una propuesta -aceptada por Israel en conversaciones con mediadores en París la semana pasada- para un alto el fuego de 40 días, que sería la primera tregua prolongada de los cinco meses de guerra. Las delegaciones de ambas partes se encuentran esta semana en Qatar ultimando los detalles.

Una fuente de alto rango cercana a las conversaciones afirmó que, según el acuerdo, las tropas israelíes se retirarían de las zonas pobladas. Sin embargo, no parece satisfacer la exigencia de Hamás de un fin permanente de la guerra y de la retirada israelí, ni resolver el destino de los israelíes en edad de combatir que se encuentran retenidos por Hamás.

HANIYEH PIDE MÁS APOYO

Haniyeh también pidió al autodenominado Eje de la Resistencia -un grupo de aliados de Irán formado por el Hezbolá libanés, los hutíes yemeníes y la Resistencia Islámica en Irak-, así como a los Estados árabes, que intensifiquen su apoyo a los palestinos de Gaza.

"Las naciones árabes e islámicas tienen el deber de tomar la iniciativa para acabar con la conspiración del hambre en Gaza", dijo Haniyeh, en referencia a lo que, según los palestinos, parece ser una política deliberada de Israel para negarles alimentos.

Israel afirma que su bloqueo de Gaza es esencial para destruir a Hamás, al que considera una amenaza existencial desde los ataques del 7 de octubre, pero que está permitiendo la entrada de suministros humanitarios, culpando a las agencias de ayuda de las carencias que, según ellas, han provocado una hambruna aguda.

El ejército israelí declaró el miércoles que había cooperado con Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Egipto, Francia y Estados Unidos en un lanzamiento aéreo de ayuda alimentaria al sur de Gaza.

El número de muertos palestinos se acercaba el miércoles a los 30.000: 29.954, según los funcionarios sanitarios de Gaza, que afirman que muchos otros están enterrados bajo los escombros de edificios en ruinas en toda Gaza.

(Reporte de Nidal al-Mughrabi en El Cairo, Jana Choukeir y Nadine Awadalla en Dubái y Emily Rose y James Mackenzie en Jerusalén; escrito por Philippa Fletcher; editado en español por Carlos Serrano)