Anuncios

Hamás pide "mayor resistencia" contra Israel y asume la responsabilidad por el ataque en Jerusalén

Tres personas murieron y al menos otras seis resultaron heridas después de que dos hombres, miembros del brazo armado de Hamás, abrieran fuego en una parada de autobús en Jerusalén este jueves.

Una mujer de 24 años, un hombre de unos 70 años y una tercera víctima descrita en la prensa como "anciana" murieron en el ataque que fue denunciado a la policía alrededor de las 7.40 am (hora local).

En un comunicado, Hamás pidió "mayor resistencia" contra Israel y dijo que los dos atacantes eran miembros de su brazo armado. Procedían de Sour Baher, un barrio situado en el este de Jerusalén, en la parte palestina de la ciudad ocupada y anexada por Israel.

La policía israelí confirmó que los atacantes, dos hermanos, habían sido asesinados a tiros después del ataque.

"Crímenes sin precedentes"

"Esta operación es una respuesta natural a los crímenes sin precedentes del ocupante (Israel) en la Franja de Gaza y contra los niños en Yenín", dijo Hamás en un comunicado.

El movimiento islamista se refirió a losdos niños, de ocho y 15 años, que fueron asesinados el miércoles por el Ejército israelí en Yenín, en el norte de Cisjordania. Tras el ataque,Hamás pidió una "escalada de resistencia" contra Israel.

El miércoles, las fuerzas israelíes dijeron que estaban comprobando la veracidad de las muertes de otros dos menores y su madre, que supuestamente murieron debido a los bombardeos israelíes en Gaza, según Hamás.

Blinken pide la protección de civiles

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, llegó el jueves a la ciudad de Ramala, en la Cisjordana ocupada por Israel, para reunirse con el presidente palestino, Mahmud Abbas, según informaron periodistas de la AFP.

Blinken llegó en un convoy blindado a la sede de la Autoridad Palestina, que tiene control administrativo parcial en Cisjordania, poco después de reunirse con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, en Jerusalén.

Tras la reunión entre Netanyahu y Blinken, el primer ministro israelí reiteró su intención de "eliminar" a Hamás. "Nada nos detendrá. Continuaremos esta guerra", dijo.

Sin embargo, aunque Blinken reafirmó el apoyo de Estados Unidos al "derecho de Israel a defenderse contra la violencia terrorista de conformidad con el derecho internacional humanitario", también pidió a Israel "tomar todas las medidas posibles para evitar que los civiles se vean afectados".