Anuncios

Hamás acatará un cese el fuego si así lo ordena la CIJ, Israel advierte que lo rechazará

Jerusalén, 25 ene (EFE).- El grupo islamista Hamás aseguró este jueves que obedecerá un alto el fuego en su guerra contra Israel si así lo dictamina mañana la Corte Internacional de Justicia (CIJ), una medida que el Estado judío no contempla acatar, mientras continúa su ofensiva en la Franja de Gaza donde ya suman casi 26.000 los muertos.

"En caso de que el tribunal de La Haya decida un alto el fuego, el Movimiento de Resistencia Islámica Hamás se comprometerá a un alto el fuego siempre que el enemigo lo respete", indicó el grupo en un comunicado.

Además, asegura que también liberará a los más de 100 rehenes que tiene en su poder si Israel "libera a los prisioneros palestinos que tiene detenidos", pero exige que el Estado judío "ponga fin a su bloqueo de 18 años sobre Gaza y permita (la entrada de) toda la ayuda (humanitaria) necesaria para el alivio del pueblo palestino y su reconstrucción".

En el marco de una acusación por genocidio interpuesta en diciembre por Sudáfrica contra Israel ante la CIJ, el alto tribunal de la ONU se reunirá mañana en una sesión pública para anunciar si concede las medidas cautelares solicitadas que obliguen a Israel a un alto el fuego inmediato en la Franja de Gaza.

El Gobierno israelí adelantó que no tiene intención de respetar ese posible veredicto porque, considera, "no tiene fundamento", y expresó su confianza en que la CIJ desestime las acusaciones "espurias y engañosas" de Sudáfrica.

Presión internacional por una tregua

Por otro lado, varios países siguen mediando para lograr una tregua, pero las negociaciones no han dado frutos pues, aparentemente, Hamás solicita un cese el fuego permanente, algo a lo que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se rehúsa vehementemente.

Según medios israelíes, jefes de inteligencia de Estados Unidos, Egipto e Israel se reunirán en Europa la próxima semana junto con autoridades de Catar para presionar a Hamás y llegar a un acuerdo que incluya la liberación de los rehenes en Gaza a cambio de la liberación de presos palestinos y un cese el fuego temporal.

En el ámbito diplomático, el vice primer ministro italiano, Antonio Tajani, la canciller neerlandesa, Hanke Bruins Slot, y el ministro británico de Exteriores, David Cameron, se reunieron con altos funcionarios israelíes y palestinos este jueves, para abogar por una tregua.

Pero la presión no solo ocurre en la esfera política sino también en la social, con protestas ciudadanas en Israel y en Gaza.

Miles de palestinos han salido a las calles de Jan Yunis, la región más importante del sur de la Franja de Gaza y bastión de Hamás, para exigir el fin de la guerra a Netanyahu y al líder local del grupo islamista, Yahya Sinwar, según imágenes publicadas este jueves por medios locales.

El miércoles, el portavoz en árabe del Ejército israelí, Avichay Adraee, publicó en la red social X un video de una manifestación similar en Gaza.

"Escuchen los gritos de su pueblo, sus hijos y sus mujeres, que expresan su descontento con la situación a la que han empujado a Gaza. ¿Llegarán estos gritos y demandas a los escondites de los líderes de Hamás?", escribió el portavoz.

En tanto, en Tel Aviv y Jerusalén también han crecido las manifestaciones por la liberación de los rehenes, aunque eso signifique llegar a un acuerdo con Hamás que incluya un cese el fuego.

Ofensiva en Gaza

Los combates en la Franja dejaron 200 muertos y 370 heridos durante las últimas 24 horas, aumentando el número de víctimas en la Franja a 25.900 muertos y 64.110 heridos desde que estalló la guerra el 7 de octubre, tras un ataque de Hamás contra Israel que dejó unos 1.200 muertos y 250 rehenes.

Al número de muertos y heridos en Gaza se suman unos 8.000 desaparecidos bajo los escombros o en carreteras, y casi dos millones de desplazados que viven una crisis humanitaria sin precedentes.

"La ocupación israelí asedia los hospitales de Jan Yunis, paralizándolos completamente mientras comete crímenes de genocidio e impide el movimiento de ambulancias", denunció el Ministerio de Sanidad gazatí, controlado por Hamás, al asegurar que el hospital Naser y de Al Amal se encuentran "sin alimentos y sin seguridad".

De su lado, el Ejército israelí confirmó la intensificación de su ofensiva en Jan Yunis, e informó que su equipo de combate de la Brigada de Paracaidistas "está ampliando sus operaciones en el oeste" de esa región, donde las autoridades israelíes creen que se esconden los líderes de Hamás.

Según un vocero del Ejército de Israel, sus tropas se han desplegado "en la zona de Al Amal de la ciudad de Jan Yunis, en áreas urbanas densas, enfrentando y eliminando terroristas en combates cuerpo a cuerpo, realizando incursiones selectivas en infraestructura terrorista y localizando y destruyendo armas, morteros y cohetes".

(c) Agencia EFE