Anuncios

Haitianos crean su propio "Wall Street" en Tapachula

TAPACHULA, Chis., enero 6 (EL UNIVERSAL).- No visten trajes ni corbatas elegantes; laboran en bermudas y tenis; tampoco cuentan con oficinas en rascacielos como en Nueva York, sino una simple tabla pequeña de madera, dos cubetas colocadas en la banqueta, un celular para realizar las conversiones de dólares a pesos cubanos, bolívares venezolanos, lempiras hondureñas, quetzales guatemaltecos, gourdes haitianos, nairas nigerianas o prácticamente cualquier billete o moneda sudamericana, caribeña o africana que sea expulsora de migrantes.

Es el "Wall Street" de Tapachula, donde una veintena de jóvenes haitianos emprendieron desde hace varios meses el negocio de casas de cambio de divisas ambulantes en las plazas Hidalgo y Juárez, donde migrantes de varios países acuden en busca de comprar dólares por sus monedas nacionales a un mejor precio de lo que les ofrecen instituciones bancarias y otros negocios que compran y venden divisas.

Las pequeñas mesas de madera también son un mosaico de héroes latinoamericanos que están impresos en los billetes y monedas. Desde Simón Bolívar hasta Catherine Flon, líder de la revolución haitiana; Santander, Washington, así como monedas de diversas aleaciones, que dicen los haitianos "prácticamente no valen nada".

Charles, haitiano, de 32 años arribó hace tres meses a Tapachula, proveniente de Chile, donde vivió cinco años trabajando como albañil. "Me iba bien, pero vine para acá porque mejores perspectivas en México, para que en la vida nos vaya mejor", dijo a EL UNIVERSAL.

Con sus pocos ahorros, Charles instaló en la Plaza Benito Juárez una improvisada casa de cambio de divisas, todo ello con una pequeña tabla de madera y tres cubetas, donde exhibe billetes de toda América Latina y El Caribe, así como de naciones africanas. Él acepta a cambio de dólares, en un negocio donde dice en ocasiones son más las pérdidas, porque algunas monedas como el bolívar o peso el cubano no valen nada y es difícil convertirlos en pesos mexicanos o dólares.

Optimista y solidario, en más de una ocasión ha realizado el cambio de billetes o monedas por dólares, sobre todo con sus paisanos haitianos. "Compro y vendo dólares, consigo el mejor precio para los hermanos que van llegando y trato de no afectarlos cuando les vendo", refiere.

No es el único. Pierre, haitiano de 39 años, también forma parte de los "cambiadores" que han encontrado un empleo ante las escasas oportunidades en la frontera sur o los trabajos mal pagados en la industria de la construcción.

El joven, enfundado en una playera de béisbol de los Marlins, una bermuda y tenis rojos, ofrece cambio de dólares, quetzales, peso colombiano y hasta euros que utilizan personas provenientes del continente africano, trueque en el que obtienen ganancias moderadas que les permiten adquirir alimentos y vivienda en su día. Dice que tiene mejor tipo de cambio que los bancos y tiendas departamentales que están a unos pasos.

"Me va bien, ganó algo y con eso compro alimentos para mi esposa y mis dos hijos. Además, vendo tarjetas telefónicas, chips, desbloqueos celulares y vendo cigarros", comentó el haitiano mientras con su celular checa la cotización de euros para cambiarles por pesos mexicanos a una familia de nigerianos.