Anuncios

“Hacé tu trabajo” y “papelón jurídico”, las fuertes declaraciones de Ofelia Fernández contra Soledad Acuña

Soledad Acuña y Ofelia Fernández
Soledad Acuña y Ofelia Fernández

La legisladora porteña Ofelia Fernández, exdirigente estudiantil, se refirió a las tomas de colegios secundarios en la ciudad de Buenos Aires, apuntó contra la gestión del conflicto y criticó con dureza a la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña. “No se puede gestionar el conflicto haciendo amenazas por la tele”, lanzó.

Fernández, miembro del bloque del Frente de Todos, trató de “vaga” e “inoperante” a Acuña por negarse a recibir a los estudiante secundarias para discutir el problema de fondos, vinculado a las viandas escolares, la situación edilicia y lo que caracterizó como un “ajuste presupuestario” en marcha.

La dirigente del espacio interno Patria Grande, alineado con Juan Grabois, apuntó de lleno contra la actitud de Acuña. “Sos ministra de Educación, hacé tu trabajo, recibí a los estudiantes y planteá tu modelo educativo. Es de vaga lo que estás haciendo”, le dirigió en declaraciones a C5N. Además, la acusó de “estigmatizar” a alumnos y a docentes.

Ofelia Fernández criticó la gestión del conflicto respecto de las tomas.
Ofelia Fernández criticó la gestión del conflicto respecto de las tomas. - Créditos: @Captura

“Su problema es la inoperancia, su incapacidad de discutir maduramente, o políticamente en sentido literal, el conflicto”, afirmó. Fernández criticó particularmente que la funcionaria de Horacio Rodríguez Larreta manifestara en declaraciones a LN+ que no se va a discutir el fondo sino “las formas” del conflicto.

Abrí el Ministerio de Educación y que vayan los pibes”, exigió. “Acuña se carga un elemento de la convivencia democrática que es el derecho a organizarse, a movilizarse, diciendo explícitamente que no quiere discutir el problema de fondo”, planteó. Y amplió: “ Entonces, renunciá, tenés que resolver el problema de fondo que es la educación” .

Fernández, que fue presidenta del centro de estudiantes de la Escuela Carlos Pellegrini, le atribuyó a la ministra de Educación una intención de “radicalizar” la cuestión y asoció su postura con la discusión interna en la oposición. Aseguró que el accionar de la Ciudad está relacionado a “un deseo electoral de que el larretismo pueda decirle a [Patricia] Bullrich ‘yo también tengo mi mala de la película’”.

Y señaló: “A mí no me gusta que la gestión de un conflicto quede en manos de un deseo como ese, pero sobre todo me pasa que no le creo a Acuña que es la mala de la película. Creo que es la vaga e inoperante”.

En ese sentido, Fernández rechazó que el gobierno porteño haya mantenido reuniones con estudiantes organizados en ocasiones anteriores, como dejó trascender la titular de la cartera educativa. Consideró que la negativa de la funcionaria a discutir el fondo de la situación expone que su política es “marketinera y superficial”.

Al menos once escuelas de la Ciudad de Buenos Aires permanecían esta mañana tomadas por sus estudiantes
Al menos once escuelas de la Ciudad de Buenos Aires permanecían esta mañana tomadas por sus estudiantes - Créditos: @Soledad Aznarez

“Si quieren que Acuña aparezca frontal, que defienda su modelo educativo como lo es. Ser frontal y ser brava, y no tener pelos en la lengua, es decirlo. Es sentar a los pibes y decirles ‘esto no va a pasar’”, en relación a sus demandas. Le achacó en ese sentido buscar el papel de “mala” al intentar multar a padres.

Fernández rechazó la intención de sancionar a las familias de los alumnos que llevan adelante las protestas. “ Es un papelón jurídicamente. N o se puede penalizar a los padres por cosas que hacen los hijos. El derecho a la protesta está constituido como tal”, ahondó.

Y, al mismo tiempo, desestimó las críticas que sostienen que este tipo de manifestaciones son instigadas. “ Las tomas no empezaron conmigo, ni con estos pibes ”, señaló. Y agregó: “La primera toma en este territorio, que en aquel entonces no era la Argentina, fue en el año 1796″.

Según la legisladora kirchnerista, la toma “constituye una forma de protesta y organización propia de la historia argentina”. Y concluyó: “No es una capricho de los pibes que ‘me caen mal ahora’. Hay algo de fondo”.