Gustavo Guillén murió por una "sepsis multiorgánica", según precisó el médico que lo trató en La Plata

LA NACION

Gustavo Guillén murió por una "sepsis multiorgánica", según precisó el médico que lo trató en La Plata

Todavía hay muchas dudas sobre la muerte de Gustavo Guillén, sucedida hace una semana. Según explicó Diego Muniagorri, el médico que lo atendió en el sanatorio Los Tilos de La Plata, el deceso del actor, de 57 años, se debió a una "sepsis con falla multiorgánica", una "patología muy grave y con mal pronóstico".

"El paciente ingresó el 25 de mayo, y fue directamente a terapia intensiva. Ya había tenido una intervención en este sanatorio, el 8 de mayo para hacerle una biopsia. Estaba muy deshidratado, muy adelgazado, en mal estado general, no estaba orinando y los días previos sufrió hematuria (sangre por la uretra)", explicó en diálogo con el programa Confrontados.

El médico indicó que el deterioro en el estado del actor fue repentino. "No es normal en una persona joven, que además estaba bien cuando se le hicieron los prequirúrgicos cuando se lo operó tres semanas antes. Entró con insuficiencia renal, falla hepática, con trastorno de la coagulación. Es una patología grave la que tuvo. Buscamos un foco infeccioso, hicimos cultivos de sangre y orina, empezamos a hidratarlo. Estuvo siempre consciente, hasta la última cirugía, que salió con respirador. Nunca se enteró de su diagnóstico porque los resultados de la biopsia estuvieron el miércoles y lo operaron el jueves", señaló.

Poco después, también en Confrontados, habló Silvana Alberti, compañera del programa de radio de Guillén. "Me agarró por sorpresa la noticia de su muerte. Me enteré a través de una amiga que me mandó la captura y pensé que era una broma. Me cayó como un balde de agua fría. No estaba enterada, ni siquiera me comentó nunca que se sentía mal", reveló la periodista que trabajó junto al actor en FM Única de La Plata hasta el mes de marzo y después no volvió a verlo.

"Lo veía bien, vital, con energía. Evidentemente, esto sucedió en un mes y pico que no nos vimos. Hablábamos por Whatsapp pero nunca mencionó nada. Ni bien me enteré, empecé a revisar el celular y encontré unos videos de cuando llevó a la radio a su hijo Pedro, y el corazón se me hizo trizas. También pasé por esa enfermedad hace dos años y nunca me comentó nada, ni me preguntó tampoco. Pero jamás lo vi desganado ni quejándose de ningún malestar", recalcó Alberti.