Anuncios

Guerrilla colombiana del ELN libera a todas personas que mantenía retenidas por razones económicas

BOGOTÁ, 1 mar (Reuters) - La guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional liberó a todas las personas que mantenía secuestradas por razones económicas cumpliendo uno de los compromisos de la actual negociación de paz con el Gobierno del presidente Gustavo Petro, informó el viernes el grupo rebelde.

Petro restableció a finales del 2022 una negociación con esa guerrilla, fundada en 1964 por sacerdotes católicos radicales, como parte de sus esfuerzos por alcanzar una paz total y acabar un conflicto armado de seis décadas que ha dejado más de 450.000 muertos.

En seis ciclos de conversaciones las partes acordaron un cese bilateral al fuego, la creación de un fondo de multidonantes para financiar el proceso, al tiempo que la guerrilla se comprometió a suspender los secuestros económicos.

"El Comando Central orientó liberar todas las personas privadas de la libertad por motivos económicos, se revisó en todas las estructuras del ELN y la orientación fue cumplida en su totalidad", dijo el grupo guerrillero en un comunicado.

"De esta forma estamos cumpliendo con la suspensión unilateral y temporal anunciada el 5 de febrero en Cuba", precisó.

A mediados de diciembre el ministro de Defensa, Iván Velásquez, dijo que 38 personas permanecían secuestradas por el ELN, grupo que denomina esa práctica como "retenciones económicas". En enero el mismo funcionario actualizó la cifra a 26.

La negociación cuenta con el apoyo de México, Noruega, Venezuela, Cuba, Brasil y Chile como países garantes.

El ELN, considerado una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, tiene unos 5.850 integrantes, incluidos más de 3.000 combatientes, según fuentes de seguridad.

Las negociaciones de anteriores gobiernos con el ELN, acusado de financiarse del secuestro, la extorsión, el narcotráfico y la minería ilegal, no avanzaron por sus posiciones radicales, una cadena de mando difusa y disensos en sus filas.

(Reporte de Luis Jaime Acosta, editado por Nelson Bocanegra)