Anuncios

Del amor al ¿odio?: el giro de Pablo Iglesias contra Yolanda Díaz que nadie vio venir

Pablo Iglesias y Yolanda Díaz juntos en un mitin durante la campaña de las elecciones autonómicas de Madrid de mayo de 2021. (Foto: Isabel Infantes / Europa Press / Getty Images).
Pablo Iglesias y Yolanda Díaz juntos en un mitin durante la campaña de las elecciones autonómicas de Madrid de mayo de 2021. (Foto: Isabel Infantes / Europa Press / Getty Images).

En marzo de 2021, Pablo Iglesias dejaba el liderazgo de Unidas Podemos y nombraba a dedo como su sucesora a Yolanda Díaz, a la que alababa calificándola como “la mejor ministra de Trabajo de la historia” y apuntando que “puede ser la próxima presidenta de España”. Poco más de un año después, la situación entre ambos es radicalmente distinta después de la guerra que inició el exvicepresidente del gobierno contra la que fuera su protegida. Nadie lo había visto venir.

No hay momento concreto del inicio del distanciamiento, sino que este se ha ido produciendo a lo largo del tiempo y, a la vez, también ha ido aumentando la dureza del discurso de Iglesias contra Díaz, a quien antes no nombraba directamente en sus ataques. Sin embargo, ahora no tiene problemas en referirse directamente a ella o en hablar de su ruptura.

Cuando Díaz se convirtió en vicepresidenta segunda del gobierno, asumió un papel más institucional y se distanció de los políticos de Unidas Podemos en el ejecutivo, más próximos a Iglesias, en busca de liderar su propio proyecto. La formación morada siempre ha entendido que, aunque no pertenezca al partido, es su mayor activo, pero cuestiona su actitud y su postura en ciertos asuntos.

Uno de los que más tensiones ha generado fue el apoyo de la vicepresidenta a Pedro Sánchez en su postura con la guerra de Ucrania mientras Podemos criticaba el envío de armas y hacía apología del antibelicismo.

Díaz junto a Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. (Foto: Eduardo Parra / Europa Press / Getty Images).
Díaz junto a Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. (Foto: Eduardo Parra / Europa Press / Getty Images).

En medio de ese debate, se produjo el aumento del presupuesto en Defensa. Según la formación morada, se hizo sin su consentimiento y de manera unilateral por el ala socialista del ejecutivo, aunque Díaz señaló que Podemos sí estaba al tanto y que se había alcanzado un acuerdo con Sánchez para no recortar en asuntos sociales.

También hubo tiranteces por la postura de Díaz durante las negociaciones para acabar con el bloqueo del Consejo General del Poder Judicial. Unidas Podemos había puesto sobre la mesa el nombre de la jueza Victoria Rosell, pero la ministra de Trabajo, que participó en las reuniones, siguió las directrices marcadas desde la presidencia del gobierno.

Sin embargo, las mayores tensiones se han producido por las dudas de Iglesias y de Podemos en el papel que su partido tendrá en el nuevo proyecto de Díaz, Sumar, con el que pretende presentarse a las próximas elecciones generales.

Cuando presentó el proyecto, no invitó a líderes de Podemos y, en cambio, sí que han estado en varios actos otras líderes de izquierdas como Ada Colau, Mónica García o Mónica Oltra.

Díaz en un acto en Valencia junto a otras políticas de izquierdas, entre las que no había representantes de Podemos. (Foto: Jorge Gil / Europa Press / Getty Images).
Díaz en un acto en Valencia junto a otras políticas de izquierdas, entre las que no había representantes de Podemos. (Foto: Jorge Gil / Europa Press / Getty Images).

Fue en abril de este 2022 cuando Iglesias comenzó los ataques contra su sucesora. Entonces le recordó que “existe” porque Podemos presionó para “gobernar, gobernar y gobernar” con el PSOE.

Mucho más duro fue durante su discurso en la Universidad de Otoño de Podemos a principios de este mes de noviembre, cuando dejó caer que Díaz espera un mal resultado de la formación morada en las próximas elecciones municipales y autonómicas.

“Algunos piensan que es una magnífica oportunidad para que Podemos tenga un mal resultado y para que Izquierda Unida desaparezca porque eso dejará todo el campo para una nueva izquierda que no será perseguida por las cloacas y que no será tratada de manera negativa por la progresía mediática. El nivel de ingenuidad de tal planteamiento es sonrojante. Hay que ser estúpido para creer que le puede ir bien a la izquierda en las generales si a Podemos le va mal en las municipales”, aseguró.

Entonces no la nombró, pero sí lo hizo este 7 de noviembre en la sección de El Ágora del programa ‘Hora 25’ de la Cadena SER, donde colabora cada lunes.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Iglesias aseguró que los militantes de la formación morada sintieron que se les “faltó el respeto” cuando Díaz apareció en un acto en Valencia con Oltra y García y sin Belarra ni Montero y que todo lo que había hecho en el Ministerio de Trabajo era “gracias a que había un partido que te defendió como ministra y fue Podemos”. Además, le pidió que aclarara “cuanto antes” si será candidata en las próximas elecciones generales.

Díaz no ha querido entrar en el cuerpo a cuerpo con Iglesias y no ha respondido directamente en esta guerra. Tras las últimas palabras del exvicepresidente, se limitó a decir que ella “no le debe nada a nadie” y que “la política no va de hacer ruido ni de insultar”.

EN VÍDEO | Caos en el Congreso: la reacción de izquierda y derecha tras aprobarse la Reforma Laboral con un error del PP

Más historias que te pueden interesar: