Guerra, inflación y minicrisis, pero continuidad: cien días del Gobierno luso

·4  min de lectura

Lisboa, 9 jul (EFE).- El primer Ejecutivo de António Costa con mayoría absoluta, el tercero que suma el líder socialista luso, cumple cien días marcados por la continuidad, tras siete años en el poder, pero también por la guerra de Ucrania, la inflación, el caos sanitario y hasta una "minicrisis" relámpago de Gobierno.

Tras una legislatura que se quedó a la mitad porque sus exsocios de la izquierda le retiraron el apoyo en el Parlamento y unas elecciones en las que consiguió la mayoría absoluta, el tercer gabinete de Costa entró en funciones el 30 de marzo.

Pero las novedades en estos cien primeros días han sido pocas: gran parte de los 17 ministros ya ejercieron funciones en los gabinetes anteriores y se ha impuesto la continuidad política, sin grandes proyectos o reformas que no estuviesen ya previstos.

"El gran problema de los primeros cien días es que para la sociedad portuguesa no es un nuevo Gobierno, es el séptimo año de Gobierno del Partido Socialista", señala a EFE el politólogo António Costa Pinto, que insiste en que hay una continuidad programática "grande" respecto a la legislatura anterior.

Cien días "son suficientes para que un nuevo Gobierno parezca viejo" si se mantiene el mismo primer ministro durante siete años, señalaba esta semana el comentador político de la emisora TSF Paulo Baldaia.

La continuidad es tal que el Presupuesto para 2022, que desató el final de la legislatura anterior y no fue aprobado hasta finales de mayo, era prácticamente la misma propuesta que los socialistas presentaron hace nueve meses, con algunos ajustes debido a las consecuencias derivadas de la guerra en Ucrania.

DIFICULTADES POR FACTORES EXTERNOS

Los factores externos han agitado los primeros meses del tercer Gobierno de Costa, que se vio confrontado con una guerra en Ucrania que no se preveía cuando venció las elecciones en enero.

"Son cien días muy difíciles", reconoció el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, que defendió que "el mundo en este momento es muy diferente al de hace seis meses".

La guerra ha transformado las relaciones de defensa en Europa y ha provocado una escalada de la inflación, que ya supera el 8 %.

El Ejecutivo puso en marcha medidas para mitigar sus efectos, con medidas como rebajas fiscales para los combustibles, una prestación para los más vulnerables y apoyos a la producción, así como el mecanismo ibérico acordado con España para poner techo al gas.

Pero se negó a subir salarios y pensiones más allá de lo que ya tenía previsto.

Costa también ha tenido que afrontar el caos en el Servicio Nacional de Salud (SNS), con una crisis provocada por el cierre de urgencias de obstetricia a lo largo de todo el país que ha puesto en el punto de mira a su ministra de Sanidad, Marta Temido.

UNA "MINICRISIS" INÉDITA

Pero el miembro del gabinete que ha protagonizado el momento más señalado de estos cien días fue el titular de Infraestructuras y Vivienda, Pedro Nuno Santos, que provocó la semana pasada una "minicrisis" relámpago considerada "inédita" por los expertos.

El ministro aprobó de forma unilateral una orden para avanzar con la ampliación del aeropuerto de Lisboa, sin informar a Costa.

El primer ministro revocó la orden ministerial y, tras una reunión entre ambos, Santos asumió la culpa por lo sucedido y dieron por cerrada la crisis.

"Es la primera vez en la democracia portuguesa que en un conflicto como este, el primer ministro decide no destituir al ministro y aceptar sus disculpas", señala el politólogo Costa Pinto, que cree que esta decisión de Costa se debe a que Santos es una "figura importante" dentro del Partido Socialista.

En un país donde los gobiernos están siempre muy centralizados en torno al primer ministro, el experto considera que esta pequeña crisis "no afectó a la credibilidad" de Costa, que todavía tiene más de cuatro años por delante -la legislatura acabaría en octubre de 2026-.

Aun así, el episodio, unido a los problemas en la sanidad, en los aeropuertos -con cientos de vuelos cancelados en la última semana- y a la inflación, suscitó las críticas de la oposición.

"Parece que son 100 meses. El Gobierno es de continuidad con el anterior, nada cambió", lamentó el nuevo líder del PSD (centroderecha), Luís Montenegro.

El ultraderechista Chega, tercera fuerza en el Parlamento, presentó incluso una moción de censura que, sin sorpresas, murió ante la mayoría absoluta socialista.

Paula Fernández

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.