Anuncios

Cientos de muertos en Gaza: combates ponen fin a tregua entre Israel y Hamás

Por Nidal al-Mughrabi y Suhaib Salem

GAZA, 1 dic (Reuters) -Aviones de guerra bombardearon Gaza, los hospitales recibían heridos y muertos palestinos y los personas huían por las calles, en la reanudación de la guerra de Israel contra Hamás tras el fracaso de las conversaciones para prorrogar una tregua que duró una semana.

Cuando expiró el plazo, los periodistas de Reuters en Jan Yunis, en el sur de Gaza, vieron cómo las zonas orientales eran objeto de intensos bombardeos y vieron columnas de humo. Los residentes se volcaron a la carretera con sus pertenencias amontonadas en carros, huyendo en busca de refugio más al oeste.

En el norte del enclave, antes la principal zona de guerra, enormes columnas de humo se elevaban sobre las ruinas, vistas desde el otro lado de la valla de Israel. El traqueteo de los disparos y el estruendo de las explosiones se escuchaban por encima del ladrido de los perros.

Las sirenas de los cohetes también sonaron en el sur de Israel, mientras los militantes disparaban desde el enclave costero hacia las ciudades. Hamás dijo que había atacado Tel Aviv, pero no se informó de víctimas ni de daños en la ciudad.

Por la noche, las autoridades sanitarias de Gaza informaron de que ya habían muerto 184 personas y cientas habían resultado heridas en ataques aéreos que alcanzaron al menos 20 viviendas.

Israel y Hamás se acusaron mutuamente de echar a perder las negociaciones y desencadenar la reanudación de la violencia, aunque la Casa Blanca señaló al grupo militante palestino, afirmando que no había presentado una nueva lista de rehenes que liberar para permitir una prórroga de la tregua.

La ONU dijo que los combates agravarían una emergencia humanitaria extrema. "El infierno en la Tierra ha vuelto a Gaza", dijo Jens Laerke, portavoz de la oficina humanitaria de la ONU en Ginebra.

Médicos y testigos afirmaron que los bombardeos fueron más intensos en Jan Yunis y Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, donde cientos de miles de gazatíes se han refugiado de los combates más al norte. También fueron alcanzadas viviendas en zonas del centro y del norte.

"Anas, hijo mío", se lamentaba la madre de Anas Anwar al-Masri, un niño que yacía en una camilla con una herida en la cabeza en el pasillo del hospital Nasser de Jan Yunis. "¡No tengo a nadie más que a ti!".

Más al sur, en Rafah, los residentes sacaban a varios niños pequeños, manchados de sangre y cubiertos de polvo, de una casa que había sido alcanzada. Mohammed Abu-Elneen, cuyo padre es el propietario de la casa, dijo que albergaba a personas desplazadas de otros lugares.

En el cercano hospital Abu Yousef al-Najjar, la primera oleada de heridos eran hombres y niños.

Los habitantes de Gaza dijeron que temían que el bombardeo de las zonas meridionales del enclave pueda anunciar una expansión de la guerra a zonas que Israel había descrito antes como seguras.

Los folletos lanzados sobre las zonas orientales de la principal ciudad meridional, Jan Yunis, ordenaban a los residentes de cuatro pueblos que evacuaran, no a otras zonas de Jan Yunis como en el pasado, sino más al sur, a la abarrotada ciudad de Rafah, en la frontera egipcia.

"Tienen que evacuar inmediatamente e ir a los refugios de la zona de Rafah. Jan Yunis es una zona de combate peligrosa. Están advertidos", decían los panfletos, escritos en árabe.

Israel publicó un enlace a un mapa en el que se muestra Gaza dividida en cientos de distritos, que, según dijo, se utilizará en el futuro para comunicar qué zonas son seguras.

ACUSACIONES CRUZADAS

Cada una de las partes dijo que la otra había rechazado las condiciones para ampliar la tregua, que implicaba la liberación de los rehenes secuestrados por Hamás y otros militantes en la mortífera incursión del 7 de octubre en Israel que precipitó la guerra, y la liberación de los palestinos detenidos en cárceles israelíes.

La pausa, que comenzó el 24 de noviembre y se prorrogó dos veces, había permitido el intercambio diario de rehenes israelíes retenidos en Gaza por detenidos palestinos, mientras los camiones traían ayuda.

Israel, que rechaza los llamados a un alto el fuego permanente, había dicho que la tregua temporal podía continuar siempre que Hamás liberara a 10 rehenes cada día, pero tras siete días en los que se liberó a mujeres, niños y rehenes extranjeros, los mediadores no lograron a última hora encontrar una fórmula para liberar a más.

Israel acusó a Hamás de negarse a liberar a todas las mujeres que tenía retenidas. Un funcionario palestino dijo que la ruptura se produjo por las mujeres soldados israelíes.

Qatar, que ha desempeñado un papel central en los esfuerzos de mediación, dijo que seguían en curso las negociaciones con israelíes y palestinos para restablecer la tregua, pero que el nuevo bombardeo israelí de Gaza había complicado sus esfuerzos.

Los bombardeos y la invasión terrestre de Israel han arrasado gran parte del territorio. Las autoridades sanitarias palestinas, consideradas fiables por las Naciones Unidas, afirman que se ha confirmado la muerte de más de 15.000 gazatíes, miles más están desaparecidos y se teme que sepultados bajo los escombros.

El Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, dijo al término de un viaje a la región que Hamás había comenzado a disparar cohetes antes de que expirara la pausa en las hostilidades, había llevado a cabo un mortal ataque a tiros en Jerusalén el jueves y no había cumplido los compromisos sobre los rehenes.

"Llegó a su fin por culpa de Hamás. Hamás incumplió los compromisos que había contraído", declaró Blinken.

(Reporte de Nidal al-Mughrabi en El Cairo, Mohammed Salem y Roleen Tafakji en Gaza, Humeyra Pamuk en Tel Aviv, Ari Rabinovich y Emily Rose en Jerusalén, Andrew Mills en Doha y las oficinas de Reuters; edición en español por Javier López de Lérida y Sofía Díaz Pineda)