Anuncios

Guatemala: rechazo del gremio periodístico por investigación

CIUDAD DE GUATEMALA (AP) — Organizaciones de prensa mostraron su rechazo contra la decisión del Ministerio Público de Guatemala de pedir que se investigue a nueve periodistas y columnistas guatemaltecos críticos del gobierno por publicaciones en temas judiciales y anticorrupción. La petición fue acogida la víspera por un juez contra trabajadores y extrabajadore del diario El Periódico.

El juez Jimi Bremer aceptó la petición de la fiscal Cinthia Monterroso, que planteó en audiencia sus quejas contra publicaciones del medio sobre denuncias, procesos disciplinarios y fallos dudosos de operadores de justicia, en las también ha sido mencionada ella.

La fiscal pidió al juez investigar quién ordena las publicaciones que, según dijo, buscan perjudicar a operadores de justicia, así como el financiamiento de El Periódico y otros medios de comunicación. La petición fue aceptada en sede judicial y refiere la investigación, entre otros a la directora, Julia Corado, y al columnista y excanciller Édgar Gutiérrez.

Monterroso lleva dos acusaciones contra el presidente de ese periódico, José Rubén Zamora, quien actualmente preso por lavado de activos.

El martes por la noche el Comité para la Protección de los Periodistas, con sede en Nueva York, en Estados Unidos, pidió a las autoridades guatemaltecas que detengan cualquier investigación a periodistas y columnistas de El Periódico, así como la liberación de Zamora y que "permitan que el personal del diario trabaje libremente".

La directora del medio aseguró el miércoles que el medio sigue trabajando y continuarán con sus publicaciones.

En una carta abierta, el medio denunció que “el Ministerio Público hizo un burdo montaje para perseguir, encarcelar y enjuiciar al periodista José Rubén Zamora Marroquín con el fin de silenciarlo e impedir que El Periódico continuara con sus constantes denuncias sobre hechos de corrupción y hacer evidente que las autoridades obligadas a investigarlas las ignoraban o encubrían”.

El medio recordó que la Fiscalía ha requerido incluso la detención y procesamiento de los abogados defensores de Zamora y que se pretende implicar a otros periodistas y columnistas para intimidar a todo el gremio y limitar así la libertad de expresión.

La Asociación de Periodistas de Guatemala (APG) condenó la decisión del juez Bremer y rechazó que se criminalice la labor periodística. La petición del Ministerio Público y la decisión del juez pueden enmarcarse, según el gremio, en el delito de prevaricato, “cuando un juez por negligencia o ignorancia inexcusable, dicta resoluciones contrarias a la ley o fundadas en hechos falsos”.

La asociación periodística recordó que la constitución de la Republica establece en su artículo 35 la libertad de expresión y que “no constituyen delito de calumnia o injuria los ataques a funcionarios o empleados públicos por actos puramente oficiales, en el ejercicio de sus cargos, aun cuando hayan cesado en dichos cargos al momento de hacérseles alguna imputación”.

“La APG rechaza el contubernio existente entre el Ministerio Público y algunos jueces para desatar una persecución contra periodistas y columnistas de prensa” dijeron.

El proyecto No Nos Callarán, que aglutina a periodistas, detalló en un comunicado de prensa que el juez Bremer también aceptó investigar a todos los medios que han hecho publicaciones sobre el juicio de Zamora y la procedencia de su financiamiento.

“Estas nuevas actuaciones de la fiscal Monterroso y el juez Bremer no solo muestran el acoso judicial al que está sometido Zamora, sino también el intento de acallar a medios independientes” dijo la entidad, en referencia al diario El Periódico. Adelantó que estas acciones pueden desencadenar en censura y afectar económicamente a medios privados.

En la misma audiencia del martes, Zamora fue ligado a un segundo proceso penal bajo el cargo de obstrucción a la justicia. Está detenido desde julio de 2022 bajo acusaciones de lavado de dinero, tráfico de influencias y chantaje.

En su primer proceso, según la fiscalía Zamora, habría recibido de una persona unos 38.000 dólares en efectivo, que fueron depositados por su amigo Ronald García Navarijo, procesado por corrupción, en un banco. Zamora se defendió diciendo que el dinero era una donación para cubrir gastos del diario matutino que atravesaba una crisis financiera.

La defensa de Zamora sostiene que el periodista no bancarizó el dinero en una cuenta propia para evitar que se conociera quién era el donante, que no quería ser identificado. Según familiares del periodista, varios empresarios han sido acosados y presionados para no pautar en el medio.